CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que se está logrando el propósito de la detención del robo de combustible y que a la fecha de ha evitado disminuir el robo de 8 mil 540 pipas que representan un ahorro para la nación de dos 500 millones de pesos

En su conferencia matutina, López Obrador aseguró que de 787 pipas diarias que se robaban, en la actualidad solo ultrajan 177, es decir son decir 610  pipas diarias que en total, ya no son parte del robo que antes se hacía.

En su conferencia matutina, el mandatario, detalló que antes de que implementara este plan para evitar el robo de combustible, el crimen organizado se robaba, en promedio, 787 pipas de gasolina diario, y tras su la vigilancia que han implementado en los ductos, en la actualidad solo se roban 177.

Pero aseguró que, pese a estos avances, no es posible aun “echar campanas al vuelo, y que su objetivo es arrancar de raíz un sistema corrupto desarrollado al amparo del poder público. Una vergüenza”.

El mandatario dijo que la medida ha provocado molestias en algunas personas, se ha avanzado; pero, aún queda por hacer para erradicar este problema que afecta al país y que se analiza el modelo de distribución del combustible para garantizar su abasto.

El plan contra el robo de combustible es un proyecto en el que participan 15 dependencias federales, y se implementó el 20 de diciembre del año pasado. Incluye la intervención de miembros de las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina de 58 instalaciones estratégicas de Pemex, entre ellas, seis refinerías.

López Obrador aseguró que, a partir de esa fecha, el robo de combustible ha disminuido en un porcentaje casi del 80 por ciento, y en su conferencia matutina, aseguro que continuará en su lucha por terminar con esta problemática.

En cuanto a los problemas que se registraron este fin de semana de desabasto del combustible, dijo que tienen que ver con cambios a las rutas de distribución para evitar el robo de combustible, por lo que dijo que poco a poco se regulará la distribución del combustible por medio de otras rutas de abastecimiento y con la presencia de cuatro mil elementos de las Fuerzas Armadas en las instalaciones de Pemex.

Sin embargo, y ante esta problemática que se ha presentado en 7 estados del país, el Jefe del Ejecutivo aseguró que cumplirá con sus compromisos de gobierno de no incrementar el precio de la gasolina.

El presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió que el Ejército seguirá con sus labores de vigilancia de las pipas en las que se desplaza los combustibles “hasta que se normalice la situación”.