CIUDAD DE MÉXICO.- En pleno desabasto de gasolina, se cumplieron 30 años del llamado Quinazo, usuarios de redes sociales recordaron a Joaquín Hernández Galicia La Quina, líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) hasta los primeros días del gobierno de Carlos Salinas de Gortari.

La Quina, oriundo de Tamaulipas, llegó al poder en 1958 y hasta 1988 fue el líder del sindicato más corrupto y poderoso de la historia de México.

A lo largo de cinco sexenios, Hernández Galicia se convirtió en uno de los personajes con más poder político, al grado de sentirse intocable.

Sin embargo, tras su distanciamiento con el PRI en la elección de 1988 y ante las acusaciones de fraude electoral, los primeros días del gobierno de Salinas de Gortari fue detenido La Quina acusado de homicidio y posesión de armas.

En aquel tiempo, se habló de múltiples propiedades del líder sindical y, aunque fueron incautados, La Quina solicitó la devolución de sus inmuebles, una vez que obtuvo su libertad, en 1997.

Uno de los hombres más poderosos en la historia del charrismo sindical falleció en el año 2013.