TUXPAN, Ver.- Las relaciones sexuales entrañan un riesgo de homicidio.

Al menos eso cree el Ministerio Público del estado, que ha puesto en manos de la justicia a una mujer por asfixiar a su marido cuando realizaban sexo oral.

El tema ha alcanzado niveles de escándalo social en el norte de Veracruz porque los medios de comunicación lo han destacado.

La historia es la siguiente:

Una mujer con sobrepeso se puso encima de la cara de su marido para realizar la unión corporal, pero a poco de iniciar el hombre comenzó a patear.

Ella creyó que disfrutaba igual.

Al menos eso declaró.

Ahora ella es acusada de homicidio imprudencial, pero no es el único delito porque en su casas se encontraron diez bolsas de una droga conocida como «Krokodile» y considerada muy peligrosa para la salud.

Como sea, un periódico de Tuxpan calificó el crimen con una cabeza muy singular:

-Asfixia a su marido mientras hacían el ’69’.

El balazo:

-El pataleaba y ella pesaba que estaba gozando el momento.

La bajada:

-La mujer podría ser acusada de hoicidio imprudencial, además de narcotráfico pues a su arresto trata consigo 10 bolsas de Kikodrile.