CIUDAD DE MÉXICO.- La Fiscalía General de la República (FGR) ya podrá detener al exgobernador de Puebla, Mario Marín, implicado en el arresto y tortura de la periodista Lydia Cacho en el 2005.

La detención podrá efectuarse luego de que la Juez Federal, Rosa María Cervantes Mejía, dejó sin efecto la suspensión provisional de la orden de aprehensión que había en contra del priísta.

La suspensión provisional fue otorgada al exmandatario local luego de que tramitara una demanda de amparo, pero al no ratificarla ésta quedó sin efectos.

Hasta el momento se sabe que se le intentó notificar a Mario Marín sobre la suspensión de su orden de captura, sin embargo, no se le encontró, por lo que se cree que ha escapado del país.

Desde abril de este año se ordenó la aprehensión del exfuncionario y del empresario Kamel Nacif, debido a su presunta responsabilidad en el caso de tortura en contra de la periodista.

También se ordenó la captura del ex jefe de la Policía Judicial de Puebla, Juan Sánchez Moreno, y del ex subdirector de mandamientos judiciales, Hugo Adolfo Karam.

Por su parte, Alejandro Gertz Manero, titular de la FGR, solicitó a la Interpol la emisión de una ficha roja para detener al exgobernador, por lo que en este momento es buscado en 194 países.