CIUDAD DE MÉXICO.- El coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, René Juárez Cisneros, renunció a sus aspiraciones para competir por la dirigencia nacional del tricolor, proceso que estará abierta a la militancia para que elija a su líder de forma libre, democrática y directa.

Mediante un vídeo, el político guerrerense lanzó una severa crítica al partido, pues, aunque se dijo orgulloso de ser priista, pero acotó: no lo es del PRI de los privilegios, la arrogancia, la corrupción, la sumisión ante el poder, y que se extravió y abandonó a la militancia.

También criticó el proceso interno que vive el partido, pues aseguró que, se pretende imponer una dirigencia a modo, además, advirtió un gran riesgo de fractura por intereses particulares que dejan de lado a la militancia priista y buscan entregar el partido al Gobierno.

“Hoy advierto un grande riesgo de fractura, entre quienes quieren entregar el partido al nuevo Gobierno y quienes pretenden imponer una dirigencia a modo, no estoy de acuerdo en que sea el dinero, el factor determinante para decidir la nueva dirigencia.

“Para mí lo más importante es la militancia y la unidad del partido, no seré yo quien abone a su fractura, por eso he decidido renunciar a mi aspiración legítima de participar en la elección de la dirigencia nacional del PRI, pero jamás renunciaré, a expresar desde la coordinación del PRI en la Cámara de Diputados, todo aquello que pretenda dañar a nuestra militancia”, aseveró tajante.

Juárez Cisneros, quien además es consejero político del partido, desatacó la importancia del derecho que tiene la militancia de decidir el futuro del partido, lo que, dijo, seguirá defendiendo.

Este mensaje se da luego de que, durante la votación de la reforma sobre consulta popular y revocación de mandato que se llevó a cabo este jueves en la Cámara de Diputados, tres legisladores del PRI, entre ellos Rubén Moreira, quienes han sido relacionados con el gobernador de Campeche, fueron contra la bancada y votaron a favor.

Quadratín