CIUDAD DE MÉXICO.- Trabajadores mineros provenientes de Cananea, Fresnillo y Caborca se manifiestan frente a las instalaciones del Senado de la República, donde piden que Napoleón Gómez Urrutia cumpla el laudo de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje que lo obliga a devolver casi 55 millones de dólares de un fideicomiso minero.

Esos recursos, entregados por el Grupo Minero México en 2006, fueron la causa de que Gómez Urrutia se exiliara en Canadá, de donde fue rescatado y traído como senador d ela república por Andrés Manuel López Obrador y el partido de su propiedad, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Carlos Pavón, dirigente del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico Frente, señaló que el legislador de Morena se niega a cumplir el fallo de las autoridades laborales e incluso cae en conflicto de interés, pues actualmente es el presidente de la Comisión de Trabajo de este órgano legislativo.

En entrevista, expuso que los trabajadores mineros no darán marcha atrás a su petición, tras argumentar que son recursos económicos que les corresponde a ellos y sus familias.

Consideró que la Mesa Directiva del Senado de la República debe retirarlo de manera momentánea como presidente de esa instancia legislativa, toda vez que, según él, utiliza ese cargo para no hacer efectivo el laudo sin entregar estos recursos a quienes verdaderamente le corresponden.

Afirmó que los trabajadores mineros buscarán reunirse hoy con el presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres Guadarrama y con otros senadores de diferentes partidos políticos, para exponerle esta situación, pues Conciliación y Arbitraje dio a conocer su dictamen a principios de este año en el que obliga al dirigente minero a pagar los 55 millones de dólares.

Notimex