POR Eleazar Flores

QUÉ TIEMPOS-. En tiempos no electorales hubiera sido nota no solo de primera plana sino hasta “la de 8”; pero como estamos en campañas, la reelección de Vladimir Putin que gobernará Rusia hasta 2024 se publicó en interiores. Y conste que se trata del hombre más poderoso del mundo.

Entre presidencia y primer ministro Putin lleva 18 años gobernando y lo hará seis años más.

Secreto a voces que Putin ganó con el 76% de preferencias y el segundo lugar llegó al escaso 11.8% para Pável Grudinin. Pero también secreto a voces es que don Vladimir desde que dejó la KGB y se metió de lleno a la grilla eliminó “a tiempo” a quién o quiénes vio con reales posibilidades de ganarle. Antecedentes sobran si consulta uno las hemerotecas.

Rusia, la nación más extensa del mundo con 17 millones 98,250 kilómetros cuadrados, una población de 144 millones de habitantes, y siendo la décimo cuarta economía del mundo, también cuenta con gente pobre que suma casi el 15%. La diferencia es que en ese país de “libertades” el gobierno no oculta pero tampoco cacarea sus negativos, menos hacia fuera.

CIRO-. Visor de noticieros televisivos y sobre todo lo relacionado a campañas políticas, es obligado detectar “tiempo real” de minutos que se dan a los tres principales suspirantes a la presidencia de la república. Entre los pronunciamientos del candidato, réplicas de sus opositores de otras divisas y demás comentarios, AMLO es mano en el noticiero de Imagen Televisión.

En lo personal, nada contra estos tiempos que los conductores de noticieros de televisión dan a candidatos y partidos, es sólo una observación de un televidente de carne y hueso. Ya hasta llamó “presidente”, al peje cuando entrevistó, el miércoles, a la candidata panista a la gubernatura de Puebla Martha Erika Alonso.

INE DISCRIMINA-. Como si se tratase de una gran hazaña, el Instituto Nacional Electoral anuncia con bombo y platillo la organización de debates presidenciales, máxime que le salió bien el primero. Viene el segundo en Tijuana y da los nombres de los conductores, incluyendo además la participación de público asistente con determinadas reglas.

La discriminación del INE se debe a que va a llevar a Tijuana a periodistas desarrollados en la ciudad de México, humillando a comunicadores del norte del país, como si en esa región se careciera de recursos humanos periodísticos para conducir un debate.

Cuando se celebre el tercer debate en Yucatán, seguro volverán a “exportar” comunicadores capitalinos.

Se entienden los compromisos con la televisoras para incluir a sus piezas, pero en el norte y en el sur también los tienen.