CIUDAD DE MÉXICO.- Fue tan pobre el espectáculo como el resultado: cero goles.

Los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) atacaron con intención pero poca puntería y se fueron en blanco.

Los visitantes, más cautos en el debut del entrenador Roberto Dante Siboldi, venían a la capital por un punto y se lo llevaron al puerto.

Así esperan sumar para salvarse en esta rara contabilidad con la cual la Liga MX crea más confusión que certeza y competencia futbolística.