PRD… Promesas Edomex

BARBOSADAS.- El mayor y más lucrativo de los inventos del poblano Miguel Barbosa fue el acuñar la palabra BLOQUE, desechando al término fracción, pues solo así pudieron mantener todas las canonjías y recursos que como senadores  perredistas tenían. El perdedor fue el PRD y Alejandra.

Otro beneficiario además de los barbosianos es el PT que sin comprar boleto llega a 3ª. Fuerza.

A ellos no les importa lo que fueron o lo que son ahora, como Bartlet o Barbosa, les interesa contar puntualmente, además de su envidiable sueldo, con sus prerrogativas de 200 mil pesos sin obligación de reportar ni en qué y cómo los gastan los flamantes legisladores, quienes con raras excepciones, no se les vuelve a ver en sus estados o distritos fuera de sus visitas de campaña.

El otrora poderoso Manuel Bartlet anda de chambelán de AMLO y ahora hasta de la candidata morena a la gubernatura mexiquense Delfina Gómez, qué diferencia del sexenio lamadridista cuando todo mundo se le cuadraba a don Manuel Bartlet Díaz. Quienes dicen que muchos de los hoy adheridos a MORENA de AMLO son auténticos cartuchos quemados ¿tendrán razón?.    

¿CÓMO LE HARÁN?.- Sabedores tres o cuatro de los cinco aspirantes a la gubernatura que perderán en la justa del 4 de junio, en sus recorridos de campaña se dedican a prometer cosas que difícilmente cumplirían llegado el momento de gobernar. Las finas, Jose y Del, igual que los caballeros tricolores, amarillo y hasta independientes descubren el hilo negro de problemas.

Obvio que hay de promesas a promesas pero hasta las aparentemente más inocuas requerirían de profundas reformas a las leyes laborales o a los sistemas de inversión como para cumplir algo de lo mucho que los simpatizantes de tal o cual candidato escuchan. El IEEM debería tomar nota del comportamiento de los candidatos para comprometerlos a la mesura, cuando menos.    

Becas rosas, sueldos de miles de pesos a trabajadores domésticas o bien multiplicar los apoyos al campo mexiquense  no se logran por arte de magia. Lo mismo el abrir los siete días de la semana los servicios públicos de salud pues  médicos, enfermeras y demás personal de apoyo tienen sindicatos con los que habría que negociar aumento de salarios por tiempos extras.

No faltarán algunos monitoristas del IEEM o de otras empresas que estén dando seguimiento a los dichos de los candidatos para recordárselos a quien gane los comicios del cuatro de junio. Los perdedores que serán mayoría podrán despreocuparse pues ni siquiera al del segundo lugar le podrán exigir algo.

Por lo pronto los mexiquenses tendrán que seguir escuchando promesas, en vivo y en spots.

No hay comentarios

Dejar una respuesta