CIUDAD DE MÉXICO.- Este martes, un tribunal federal concluyó que se trató de desaparición forzada el caso de Marco Antonio Sánchez, estudiante de la UNAM que en 2018 fue levantado por agentes de la Secretaría de Seguridad Pública de capitalina (SSP-CDMX) y días más tarde encontrado con huellas de tortura.

Para los magistrados, las autoridades policíacas, ministeriales y judiciales, tanto de la Ciudad de México como del Estado de México, entre ellos los agentes que lo detuvieron arbitrariamente y torturaron el 23 de enero de 2018, son responsables de la desaparición forzada del joven estudiante.

“Tales elementos demuestran que se violaron los derechos de integridad personal, la libertad y al reconocimiento de la personalidad jurídica del adolescente Marco Antonio por haberse acreditado que en su agravio se cometió la violación de derechos humanos Desaparición Forzada de Persona”, indica la sentencia.

Además, los magistrados federales que revisaron el caso, señalaron que existió una evidente omisión por parte de las autoridades de la administración de Miguel Ángel Mancera y del gobierno de Alfredo del Mazo durante la investigación la desaparición forzada del joven, que en aquel entonces tenía 17 años, una vez que se tuvieron los reportes policiales.

Con información de Excélsior