Periodistas Occisos

0
31

NO MÁS.- Elocuentes los reclamos, en vivo o en mantas, de los reporteros de todo el país que en sus respectivas ciudades marcharon o hicieron mítines para levantar la voz ante el incontenible registro de asesinatos de sus colegas. “No más asesinatos”,  “no más discursos”, se oía y leía.

Pero ayer volvieron los discursos aun cuando uno de ellos necesario, el del presidente Peña.

El mensaje del presidente Enrique Peña ayer en el salón López Mateos de la residencia oficial de Los Pinos era necesario pues la omisión sería más criticable por los muchos asesinatos de periodistas, corresponsales y dueños de diarios o semanarios de prestigio reconocido, como es el caso del sinaloense Valdés por ser el más reciente pero antes se han sufrido otras pérdidas.

El justificado temor de muchos colegas que estuvieron en Los Pinos, consiste en que el anuncio presidencial de instrumentar tres acciones inmediatas para combatir el asesinato de periodistas, huele a más burocracia, a ir de escritorio en escritorio, sea federal o estatal, para denunciar tal o cual acción intimidatoria o de plano violenta en contra de reporteros o fotoreporteros.

Entre paréntesis, los maestros de la lente se sintieron tan o más importantes de lo que realmente hacen, cuando vieron que el presidente Peña se desviaba del camino rutinario de las conferencias para saludarlos. No faltaron las bromas de quienes aconsejaban a sus compañeros “no lavarse las manos”. Total que el detalle presidencial fue un punto bueno.

Otro paréntesis para aventurarme a adelantar a que a lo mejor algunos candidatos en campaña hacen lo mismo en sus distintos eventos, siguiendo el ejemplo presidencial. Lástima que a muchos de esos candidatos les falte, sencillez, sensibilidad dirían los comunicólogos o en lenguaje de Don Teofilito, sentirse mortales. Volvamos al mensaje presidencial después de la reunión Peña-Conago.

Las tres acciones anunciadas por Peña son inyectar recursos a las estructuras pro defensa de periodistas, mayor coordinación con los gobernadores y fortalecer las fiscalías encargadas de la aplicación de justicia. Sinceramente, estas acciones ya debieron haber existido, ya se tienen en muchas entidades pero un funcionan, como las cámaras viales, salvo las de los huachicoleros.

Ojalá y este escribiente se equivoque, es el mayor anhelo, pero habiendo voluntad política y empeño por cumplir con la responsabilidad que tiene cada gobernante en su respectiva jurisdicción y campo de acción, las cosas serían diferentes. Simplemente con las leyes existentes sería suficiente poner orden pero la incompetencia y la confabulación lo impiden

También la colusión policías-delincuentes-jueces, pues en este triángulo de acción se ven cosas increíbles, como el que un delincuente sale más pronto del tiempo que llevan capturarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here