Penales mexiquenses

0
14

DEBERÍA RESPONDER.- Tanto la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, CNDH, como la Comisión estatal del ramo, CDHEM, coinciden haber enterado, en su momento, al gobernador Eruviel Ávila de los abusos en los casi 40 reclusorios y jamás respondió.
Tanto el ex mandatario como su secretario general de gobierno deberían responder ahora.
ANTAÑO.- En los lejanos tiempos de los sesentas y setentas, el Centro de Readaptación Social del estado de México ubicado en Almoloya de Juárez, fue considerado modelo a nivel nacional e internacional, incluso llegó a tener su famosa “cárcel sin rejas”. Siendo el mejor del continente recibió visitas de destacados criminólogos de todo el mundo. Qué tiempos aquellos.
Los reclusos tenían talleres y fabricaban bancas que vendían a las escuelas y las mujeres artesanías y demás cosas, lo que permitía a todos disponer de pecunio que daban a sus familiares.
Fue en los sexenios de los gobernadores Juan Fernández Albarrán, Carlos Hank González y Jorge Jiménez Cantú, de 1963 hasta 1981. El responsable de la famosa “cárcel sin rejas” fue el hoy doctor Sergio García Ramírez y al emigrar a la capital de la república, dejó a su discípulo más avanzado, el licenciado Antonio Sánchez Galindo. Después todo cambio…y para mal.
¿QUÉ PASARÁ?.-En entregas de la semana pasada le advertí que el actual secretario general de gobierno Alejandro Ozuna Rivero, ha tenido dificultades hasta de comunicación, cuando enfrenta los medios para explicar lo evidente, la seguridad pero sobre todo la inseguridad y en especial la violencia en los penales, en manos de la propia delincuencia, en unos más que en otros.
Lo más delicado se dio la semana pasada cuando uno de los muchos delincuentes grava quejas y denuncias donde incluso involucra a funcionarios de los propios penales. Fenómeno nada nuevo pero que al salir en televisión se potencia la denuncia con la esperanza de que por fin se actúe para remediar algo que difícilmente se remedia, poner orden en los penales.
El desaliento y la incredulidad para que llegue el remedio no debe cruzar de brazos a la autoridad actual, pero con un poco de responsabilidad, la anterior debería responder a las denuncias de silencio que guardaron ante las quejas de la CNDH y de la CDHEM. Máxime que el ex gobernador Eruviel Ávila está cerca de la prensa nacional.
En cuanto a su secretario general José Sergio Manzur Quiroga, se sabe que está localizable.
Por bien de la actual administración mexiquense pero sobre todo para llevar tranquilidad a reclusos y sobre todo a sus familiares, cada vez más sensibles por la violencia que se vive, deberían dar la cara los involucrados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here