CIUDAD DE MÉXICO.- La concesión es absoluta.

En aras de de facilitar la transición, Enrique Peña Nieto convino con Andrés Manuel López Obrador en impulsar iniciativas y nombramientos del mayor interés de su sucesor.

Lo primero será aprobar la nueva Secretaría de Seguridad Pública (SSP), cuyo texto enviará el presidente saliente en cuanto inicie la nueva Legislatura en septiembre próximo.

Otro será impulsar el nombramiento del nuevo fiscal general de la nación, asunto atascado durante todo el sexenio.

Un acuerdo adicional es promover una reunión de ambos gabinetes, los secretarios de Estado en funciones y los designados por el tabasqueño y que entrará en funciones en diciembre.

Estos fueron los temas, según informó López Obrador, quien calificó la reunión de cordial y de respeto entre él y “el presidente Peña”, a quien durante gran parte del sexenio negó el cargo de primer magistrado.