CIUDAD DE MÉXICO.- Con 414 obras sancionadas y dos proyectos en demolición, este lunes reabrió la ventanilla única para el inicio de trámites de construcción y desarrollo inmobiliario en Benito Juárez, sin embargo, tendrá nuevas restricciones, señaló el alcalde Santiago Taboada Cortina.

En conferencia de prensa, señaló que para evitar que “coyotes” acudan a registrar hasta siete u ocho obras, deberán hacerlo ahora de manera personalizada y con máxima publicidad, es decir, con todos los datos y fotografías en digital para que el público tenga acceso a la información de estos proyectos.

“Lo dijimos en campaña y lo sostenemos, ni un centímetro más de varilla fuera de la ley; el desarrollo urbano se llevará a cabo conforme la ley lo determine, es decir, el número de niveles permitidos, ni un nivel, ni un departamento adicional de más”, recalcó.

El alcalde se reunió con los medios de comunicación frente a uno de los dos edificios que serán demolidos por hacerse pasar como inmueble de interés social en la calle Febo 17, colonia Crédito Constructor.

Sostuvo que al tomar las riendas de la Benito Juárez se convirtió en el primer alcalde que detuvo los trabajos de construcción para hacer una verificación de esta obras, por lo que decidió cerrar la ventanilla de trámites.

Durante el balance de estos 90 días, informó que se encuentran 414 obras sancionadas y 296 verificadas.

Detalló que existen 64 procedimientos administrativos por construcciones que poseen un nivel de más; 130 folios en custodia (no se puede llevar a cabo la compra-venta) por construcciones con cuatro niveles de más; seis obras clausuradas por dos niveles de más; y 27 construcciones suspendidas por no cumplir con las normas.

“No todo el desarrollo en Benito Juárez es desordenado, lo único que estamos pidiendo es que se apeguen a lo que la ley marca en el número de niveles y a los programas de desarrollo urbano que están vigentes en la Ciudad de México”, mencionó.

A su vez, el director general de Planeación, Desarrollo y Participación de la alcaldía, Víctor Manuel Mendoza Acevedo, expuso que con las nuevas medidas la máxima publicidad tendrá que hacerse ocho días después del registro y que además dejarán de existir los trámites solicitados por gestores o “coyotes”.

“Los directores responsables de obra no acudían a presentar sus firmas de manera personal, lo tenían que hacer a través de terceros”, lamentó.

En tanto, el director general de Asuntos Jurídicos y de Gobierno, Jaime Isael Mata Salas, aseguró que los procedimientos de verificación se seguirán aplicando para dar certeza a los vecinos de que no existirán más construcciones irregulares.