• Pánico en el equipo económico de López Obrador
  • Recibirá arcas vacías y ni cómo cumplir promesas
  • Tianguis Turístico y el relanzamiento de Acapulco

Una frase causa escozor en el equipo económico del futuro gobierno:

-No hay dinero.

Y no hay para lo elemental, menos para sostener a la clientela electoral de julio con becas a jóvenes sin empleo ni academia.

O madres solteras.

O ancianos en el abandono.

Todo comenzó con un desencanto.

Cuando Carlos Urzúa entró a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), esperaba encontrarse con recursos en abundancia como dice el discurso oficial.

Pero las cifras macroeconómicas no sustentan sus perspectivas, sus enormes promesas de campaña y sus ambiciosos proyectos para cambiar de fondo el país.

Cuarta transformación, le llaman.

-Y no hay gato encerrado -me dice un miembro del equipo económico de Andrés Manuel López Obrador.

El secretario José Antonio Sánchez Anaya no ha ocultado la realidad y la extiende ante su anunciado sucesor porque así se lo ordenó su jefe Enrique Peña Nieto.

Los ingresos son escuálidos y apenas cubren lo fundamental.

No queda para saludar a los votantes con el sombrero fiscal.

A PENSIONAR FUERTE EN 2019

Obvio, Carlos Urzúa va con el futuro presidente y lo ha desencantado.

Quizá de ahí salió la declaración de la bancarrota.

Dijo en Tepic:

“…por la situación de bancarrota en que se encuentra el país que no podamos cumplir todo lo que se está demandando, pero que quede claro: sí vamos a cumplir todo lo que ofrecimos en campaña”

Las proyecciones siguen intactas.

En 2019 las prioridades serán los ninis y los viejitos, donde recalarían los 500 mil millones de pesos proyectados de ahorro de aquí, allá y acullá.

De reducción de salarios a la burocracia, de combate a la corrupción, de recortes a gastos superfluos y de reordenación de algunas partidas no fundamentales para Andrés Manuel López Obrador.

Ante la escasez presupuestaria, sobre la marcha se dará gradualidad a la implementación de éste, ése, o aquél programa pensionario.

En 2019 debe haber suficientes recursos para impactar.

Después la realidad dirá.

RELANZAMIENTO DE ACAPULCO

1.- Será un tianguis turístico distinto.

Y, según el resultado, tal vez marcado por la consulta convocada por Andrés Manuel López Obrador para cumplir su oferta de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

En ese ambiente ya iniciaron los preparativos.

El gobernador Héctor Astudillo instaló el comité organizador del Tianguis Turístico Acapulco 2019 y su propósito es relanzar al puerto como uno de los lugares preferidos por los viajeros nacionales e internacionales.

Tiene tarea Astudillo.

Lo primero será buscar respaldo presupuestario para la promoción cuando los recursos son escasos y la prioridad del próximo gobierno federal será el gasto social.

Y 2.- otro gobernador, Juan Manuel Carrera, inaugura una etapa de pluralidad en su estado.

Ayer, en su tercer informe, ofreció su parte y llamó a las autoridades de otros partidos a, “por encima de las diferencias políticas, privilegiar ese espacio común que nos une: San Luis Potosí”.

En especial le preocupa la inseguridad pública y a su combate están convocados los tres niveles de poder: federal, estatal y municipal.

Como debiera ser en todo el país.