CIUDAD DE MÉXICO.- Otra concesión al gobernante Movimiento de Regeneración Nacional (Morena): el Instituto Nacional Electoral (INE) inaugurará las elecciones extraordinarias de Puebla.

Esto se da tras la campaña de desacreditación de los órganos estatales liderada por Andrés Manuel López Obrador y secundada por ese agrupamiento y su seguro candidato a gobernador, Miguel Barbosa.

Por unanimidad, los consejeros destacaron ese ambiente de tensión y encono político en la entidad para tomar la determinación y de esa forma convertir al Instituto en «el único árbitro de la contienda».

Por aquel encono López Obrador rechazó asistir a la toma de posesión de Martha Erika Alonso e inclusive prohibió asistir a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, amiga de la mandataria y designada representante.

La propia Sánchez Cordero estableció contacto con la gobernadora Alonso y prometió establecer una comunicación institucional con ella cuando sobrevino el accidente donde murieron ella y su marido Rafael Moreno Valle, el 24 de diciembre.

Tras el acuerdo del Consejo General del INE, su presidente Lorenzo Córdova dijo la razón:

«Por la situación de excepción generada por el lamentable fallecimiento de la gobernadora de Puebla; en segundo lugar, el clima de tensión política que se vive en dicha entidad”.