• Orden de Peña: nada de heredar problemas a López Obrador
  • Y ahí están los secretarios, en acuerdos de último momento
  • Hacienda cumple la instrucción y deja fondos de emergencia

La orden es terminante:

-Hay que resolver todos los problemas.

Claro, los solubles.

Porque hay muchos imposibles de ocultar e inclusive de reducir, como la inseguridad, los secuestros, los muertos y la creciente influencia de los cárteles.

Pero otros sí.

Verbigracia, fue relativamente sencillo dar libertad a La Maestra Elba Esther Gordillo.

Bastó la decisión de un juez sobre su ancianidad y cargos penales sin sustentos para el desistimiento de la Procuraduría General de la República (PGR) para darle libertad absoluta.

Hoy ella es libre de hacer cuanto quiera y mañana abundaremos sobre este tema, porque hay noticias y va bien, muy bien, en su propósito de recuperar cuanto le quitaron en febrero de 2013.

Si hablamos de La Maestra, no podemos omitir una nueva forma de sindicalismo al gusto de quien viene, sobre todo si es el señor Andrés Manuel López Obrador.

Y como el voz y autoridad, tampoco podrá tocársele con la oposición de un ordenamiento jurídico para sus reclamos de triunfo aquí, allá y acullá.

Por eso Puebla está en el filo de la indefinición.

UNA VOTACIÓN PARA EL ACARREO

Pero hoy el tema es otro.

El Señor de Macuspana decidió poner a consulta el destino de la aviación nacional y el gobierno de Enrique Peña Nieto pareciera retirarse de la defensa por su mayor proyecto.

Exactamente lo declarado por Miguel Alemán Magnani a un diario capitalino: Peña Nietoinforma,  Andrés Manuel López Obrador comunica y toma la iniciativa.

En esta lucha del sexenio a punto de terminar con el sexenio a punto de entrar solamente hay una frase rescatable del presidente todavía en funciones:

-El Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) es un proyecto para varias generaciones…

Y después de ahí, el silencio.

Solamente el secretario de turismo, Enrique de la Madrid Cordero, ha salido a reivindicar una obra para muchos años y hasta 130 millones de pasajeros.

-Un proyecto de futuro -le llama.

En ese ambiente de indefinición va México a una votación sobre a dónde mirar, hacia el estrecho funcionamiento de un aeropuerto saturado y una Base Aérea de Santa Lucía disfuncional, o una inversión de largo alcance.

No lo tome a mal, pero la indefinición se zanjará con el acarreo, la voz del caudillo en los cuatro días de la elección.

HEREDAR UNA ECONOMÍA FUERTE

1.- Como no se trata de heredar problemas a Andrés Manuel López Obrador, el gobierno mexicano busca cómo dar mayor estabilidad a la economía y al tipo de cambio.

Con un problema:

Si el voto rechaza la construcción del aeropuerto de Texcoco, la situación puede tornarse difícil y el dólar volverá a rebasar los 20 pesos por unidad.

Pero si es al revés, tal vez, tal vez regrese la calma a los grandes inversionistas, en espera de otras decisiones económicas a cual más de trascendentes.

Y 2.- Quirino Ordaz no saca para penas.

Pasó una tormenta tropical y le dejó el estado destruido.

Hoy llega Willa y otra vez a recorrer el ciclo: organizar a la sociedad civil, evacuar a la población en riesgo, aguantar el vendaval y luego recorrer oficinas en busca de apoyo para la restauración.

El gobernador de Sinaloa lo tiene claro y solamente reza una oración:

-Lo fundamental es salvar vidas.