CIUDAD DE MÉXICO.- Como se había anunciado semanas atrás, este viernes la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, y Juan Manuel García Ortegón, titular del C5, en conjunto con comerciantes del Centro Histórico, presentaron el nuevo sistema de seguridad a negocios con el cual a través de cámara y botones de auxilio las autoridades podrán reaccionar de forma inmediata.

En conferencia de prensa brindada en las instalaciones del C5, Sheinbaum Pardo señaló que este fortalecimiento a la seguridad es parte del proyecto de Mi C911E, en el cual ya se tendrá la posibilidad de vincular cámaras privadas instaladas en el interior y el exterior de algún negocio al C5.

+Agregó que a la par de las cámaras los negocios contarán con un dos botones de auxilio uno que emitirá una alerta de ruido y otro silencioso, para que los policías de los cuadrantes puedan actuar de manera inmediata y eficaz.

La jefa de gobierno destacó que se dio inicio con los empresarios del centro histórico como un programa piloto, el cual espera después se extienda al resto de la ciudad y trabajar de una manera más coordinada.

Por su parte García Ortegón manifestó que las cámaras al exterior de los negocios estarán conectadas de inmediato al C5, mientras que las del interior, ya será decisión de los comerciantes si se instalan.

Resaltó que la idea de este nuevo proyecto es abarcar puntos en donde las cámaras del C5 no tienen alcance y así poder abarcar mayor territorio de la capital del país.

También detalló que pese a que la instalación tiene costo estos no son muy elevados por ejemplo en el caso de los botones de auxilio, tienen un precio de alrededor dos mil pesos, mientras que en las cámaras, se buscará implementar algunos paquetes que ronden entre los siete mil en negocios a los 60 mil pesos en plazas comerciales.

Por último Sheinbaum Pardo aclaró que actualmente se está trabajando con una sola empresa de transmisión, pero se están validando otras más, para que los empresarios puedan decidir cuál quieren y no se preste a mal interpretaciones de que se da prioridad a una sola marca.