CIUDAD DE MÉXICO.- Rafael Guerra Álvarez tomó protesta como nuevo magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura de la Ciudad de México, y ante magistrados y consejeros afirmó que no es hombre de facciones ni conflictos, por el contrario, ofreció que será promotor de la unidad y la conciliación.

Luego de tomar el lugar del magistrado Álvaro Augusto Pérez Juárez, quien deja el cargo de presidente, el nuevo encargado del tribunal de justicia señaló que ante los ojos de la Ley Orgánica, los nombramientos de magistrados serán preferentemente entre aquellas personas que cuenten con servicio civil de carrera judicial y que se hayan desempeñado como jueces eficientes, probos y honorables.

Ante invitados especiales, como la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el presidente del Congreso de la Ciudad de México, Jesús Martín del Campo, diputados y senadores, así como amigos y familiares, el pleno del tribunal fue testigo del compromiso que asume a partir de hoy Guerra Álvarez.