Norberto, Del Mazo, última llamada

0
26

Por Eleazar Flores

A LA CARGA.- Con más razón que en otras ocasiones, la iglesia católica denuncia que “México vive una situación de desastre”, apoyando su opinión en el sin número de hechos sangrientos que en lo que va del mes suma decenas de vidas perdidas y por desgracia parecen ser algo rutinario.

La opinión clerical se da en el semanario Desde la Fe con aparición semanal dominical.

Cierto lo dicho por el cardenal primado de la arquidiócesis de México Norberto Rivera Carrera quien añade que es imposible que la Iglesia católica y la sociedad ignoren estos hechos que se registra no ante la complacencia pero sí ante la incompetencia de dependencias gubernamentales a las que se les ha encomendado esta alta y delicada responsabilidad de dar seguridad.

Si hubiera algo que cuestionarle al prelado es ¿qué han hecho los ministros de todos los rangos, desde diáconos hasta los de su nivel, pasando por presbíteros, monseñores, obispos y arzobispos, dada la gran influencia que ejercen entre sus feligresías?

Con decirle que en los lugares de hechos violentos en distintos puntos del país, ni por equivocación se ha visto algún personaje de la iglesia católica, ni para dar los santos óleos o la extremaunción, de la confesión ni hablar. Ojalá y los religiosos ejercieran plenamente su ministerio y no se limitaran a oficiar misas en los templos donde ya ni púlpitos existen.

DEL MAZO.- Un diagnóstico de “a pie” aplicado por un grupo “multidisciplinario”, -tómala-, da el siguiente pronóstico a escasos 15 días de que concluyan las campañas por la gubernatura y a 19 de la elección más competida en territorio mexiquense. Aunque lo dude, lo elaboraron profesionistas desligados de los partidos políticos, lo hicieron por afición y por el placer de ser.

El oriente mexiquense votará más por la norenista Delfina Gómez que por el perredista Juan Zepeda, el noreste votará más por la panista Josefina Vázquez que por el priista Alfredo del Mazo, el sur dará más al morenismno que al perredismo y el valle de Toluca lo presume el PRI, con algunos o muchos asegunes de acuerdo al nivel socioeconómico. Aquí está el menor padrón.

Por ejemplo, en el valle de lágrimas, -perdón de Toluca-, quizá por la cercanía se detectan fallas que hasta los candidatos ignoran. En un mitin en una comunidad de Zinacantepec por ejemplo, los pocos priistas asistentes se negaron a participar en una rifa de regalos y se retiraron. En otras zonas de Metepec aún esperan vinilonas que les prometieron hace 15 días.

De los candidatos Oscar González del PT y la “independiente” Teresa Castell se espera poco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here