WASHINGTON.- Donald Trump dio otro respiro a México.

Pospondrá dos semanas las redadas previstas para estros días a fin de lograr un acuerdo con senadores y diputados demócratas en materia de asilo y otros vacíos legales.

Escribió en un mensaje de Twitter:

“A solicitud de los demócratas, he aplazado el Proceso de Expulsión de Inmigrantes Ilegales (Deportación) durante dos semanas para ver si los demócratas y los republicanos pueden reunirse y encontrar una solución a los problemas de Asilo y Vacíos Legales”.

Fue su respuesta a un planteamiento de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien el sábado por la mañana pidió a líderes populares a presionar al mandatario para cancelas las deportaciones.

Esta se harían en al menos diez ciudades estadunidenses, detalló.

De darse, previno, “inyectarían terror en nuestras comunidades” y desgarrarían familias.

Lo que no se detendrá será el proyecto de expulsar de Estados Unidos a los integrantes de la pandilla salvadoreña Marea Salvatrucha, advirtió el magnate antes de dirigirse a su descanso de fin de semana en Campo David.

Estas acciones las hará el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas, conocida en Estados Unidos como ICE.