CIUDAD DE MÉXICO.- Andrés Manuel López Obrador volvió a embestir a Germán Martínez Cázares con mensajes indirectos: al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Zoé Robledo porque no es «pelele».

Dijo respetar el punto de vista del renunciado ex director, pero aclaró que no comparte su visión de que es «inhumano» escatimar en los servicios de salud y dejó entrever actos de corrupción en el organismo:

«Estamos barriendo de corrupción y es lo que sucedió en cuanto a la compra de los medicamentos para la atención del Sida, de enfermos, estaba tan concentrado todo que quisieron chantajearnos, vendiendo a precios elevadísimos».

«No vamos a permitir la corrupción, ni chantajes tampoco, acaba de plantearse también lo de los libros de texto, cuatro grandes empresas eran las que producían los libros y hubo un cambio en las licitaciones para ahorrarnos 300 millones de pesos», detalló.

Nota de Quadratín:

La renuncia de Germán Martínez Cázares a la dirección del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cimbró Palacio Nacional, sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció a todos los funcionarios públicos que «no son peleles».

A unas horas de que el expanista y exlíder nacional de ese partido dimitiera al cargo argumentando que «algunos funcionarios de la Secretaría Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social», según dice en la carta que hizo pública este martes, el Presidente de la República profundizó en el tema.

Durante la conferencia matutina de este miércoles, Andrés Manuel López Obrador reiteró su respeto a Martínez Cázares así como el derecho a disentir.

«Lamento el que Germán haya renunciado al IMSS y al mismo tiempo considero que está en su derecho, que somos libres y que nosotros queremos que gobiernen mujeres y hombres libres no subordinados, no peleles, gente sin criterio», señaló.

ZOÉ ROBLEDO

Zoé Robledo es el próximo director del Instituto Mexicano del Seguro Social porque «le tengo toda la confianza en experiencia, es un profesional, politólogo, fue diputado federal, senador, es un hombre progresista honesto de modo que ya está atendido este asunto», refirió el Presidente.

«Es de lo mejor, por eso lo invité a participar», apuntó, tras anunciar al nuevo director del Seguro Social.

Desde Palacio Nacional, durante la conferencia matutina de este miércoles, el Presidente de la República aseguró que con la llegada de Zoé Robledo al Seguro Social se garantiza un buen camino pese a las adversidades por las que atraviesa.

Aseguró que sostendrá un encuentro con Carlos Urzúa, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), para abordar los detalles de la dimisión. López Obrador aseveró que respeta pero no comparte que es «inhumano» escatimar en los servicios de salud, como acusó Martínez Cázares.

«Estamos barriendo de corrupción y es lo que sucedió en cuanto a la compra de los medicamentos para la atención del Sida, de enfermos, estaba tan concentrado todo que quisieron chantajearnos, vendiendo a precios elevadísimos», señaló.

«No vamos a permitir la corrupción, ni chantajes tampoco, acaba de plantearse también lo de los libros de texto, cuatro grandes empresas eran las que producían los libros y hubo un cambio en las licitaciones para ahorrarnos 300 millones de pesos», detalló.

El Presidente exhortó a los trabajadores del sector salud para «sacar adelante al Seguro, al ISSSTE», al señalar que podrán darse diferencias sobre el plan de gobierno en relación a la austeridad pero sus estrategias de austeridad continuarán procurando que no se afecte a los derechohabientes pero siempre evitando la corrupción.

«Pueden haber diferencias entre Hacienda y el Seguro, Hacienda y el ISSSTE pero ya hay una decisión tomada y se va a tomar como lo dicta la Constitución el derecho del pueblo a la salud», dijo.

«Lamento su renuncia pero yo espero que muy pronto obtengamos resultados», concluyó.

Quadratín