CIUDAD DE MÉXICO.- En un ejercicio de parlamento abierto para llevar a cabo el análisis del proyecto de decreto en materia de Guardia Nacional, especialistas y expertos en derechos humanos y seguridad interior advirtieron tajantemente que la minuta no debe de ser aprobada por el Senado de la República como cámara revisora.

En mesa de Constitucionalidad y Convencionalidad, en el marco de los inicios de los trabajos de audiencias públicas, el secretario de Estudio y Cuenta de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Raúl Mejía Garza, señaló que si la minuta es adecuada como está no debe ser aprobada, pues tendría que extirparse los elementos castrenses.

“No es que no se pueda hacer una Guardia Nacional, si es que se busca ese nombre específicamente, pero pareciera que las inconsistencias de los elementos castrenses con los civiles permiten el mantenimiento de una institución castrense, lo que genera condiciones problemáticas”, arguyó.

El especialista subrayó que una sola policía nacional o una guardia nacional no resuelve el problema y es algo que pretende cubrir problemas pero sin resolverlos, como la situación de comportamiento en obediencia al Estado de derecho o la no intervención del Estado. El especialista en derecho penal, Samuel González Ruiz, concordó que la Guardia Nacional constituida como está siendo propuesta no va a terminar los problemas de inseguridad del país.

“Es el fundamento el arranque para tener la institución policial que luego permitirá que otros cuerpos policiales vayan hacia donde deberían”, indicó.

Sin embargo, puntualizó que en convocatorias de cuerpos policías no han fraguado como lo hace una militar, el motivo es que el Ejército tiene institución de cuerpo y es querido por la sociedad.

Por ello, “la Guardia Nacional sí es una solución permitiendo una evolución a ciertos años, para lo que no hemos tenido, para lograr una institución seria de manera policial que tenga espíritu de cuerpo”.

A pregunta expresa de la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Kenia López Rabadán, sobre si es convencional el artículo cuarto transitorio que viene en la minuta, el cual modificado indica que el Sistema Nacional de Seguridad Pública implementará un esquema de fortalecimiento del estado de fuerza y las capacidades institucionales de los cuerpos policiales, Jan Jařab señaló que se debe proponer una evaluación de convencionalidad.

Desde la perspectiva de la Oficina del Representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) de mantenerse la propuesta un eje central de juntar personal civil con el militar puede resultar complejo.

El diplomático de la ONU reiteró que es preocupante pretender construir una Guardia Nacional con las características que se proponen, aunque es posible si son distintas o se modifican.

“No me parece posible que en México no sea posible un cuerpo de seguridad civil, que sean los mexicanos incapaces de construir una policía profesional sin recurrir a las Fuerzas Armadas”, afirmó.

El politólogo Jorge Javier Romero coincidió que como está la minuta en materia de Guardia Nacional no debe ser aprobada al presentar un enorme margen para legislar que ni siquiera tendría que pasar por la Constitución.

Se debe partir de qué es lo que ha fallado y que el Ejecutivo federal muestre los análisis que realizó sobre el estado actual de la Policía Federal y por qué no se debe seguir en la ruta del fortalecimiento de este cuerpo.  Recordó que en el gobierno del ex presidente Ernesto Zedillo se creó la Policía Federal Preventiva, luego con Felipe Calderón la Policía Federal y se agregó la Gendarmería en el sexenio pasado de Enrique Peña Nieto.

Este lunes arrancó en el Senado de la República un ejercicio de reflexión especializada, en un entorno marcado por coincidencias que se han identificado entre todos los grupos parlamentarios.

En el primer día se abordó el proyecto de Guardia Nacional, a partir del eje de reflexión englobado en la constitucionalidad y la convencionalidad del mismo, moderado por la senadora del PRI, Claudia Ruiz Massieu Salina, y el senador del PT, Gonzalo González Yáñez.

Quadratín México