CIUDAD DE MÉXICO.— «Yo no voy a cucar a nadie, un buen servidor público no se rinde, prohibido rendirse», apuntó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al ser cuestionado sobre la primera gran renuncia en su administración, insistió en que no señalará a Germán Martínez Cázares por su decisión de abandonar la dirección del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a tan solo cinco meses de haber tomado las riendas.

Durante la conferencia mañanera de este miércoles, aseguró  también que no se le ha contestado al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump por sus mensajes contra los migrantes y los mexicanos, porque se hizo una votación entre colaboradores.

-¿Le contestamos?, Levanten la mano -nadie.

-¿Actuamos con prudencia y no contestamos? -Y todos votaron», explicó sobre una votación a mano alzada que hizo.

López Obrador evadió reiteradamente hacer señalamientos particulares, en especial de Germán Martínez y anunciar que el senador con licencia Zoé Robledo, será quién tomará la batuta del Seguro Social.

Tras hacer recuentos de pasajes históricos sobre los conservadores, reveló que le gustaría dedicarse a la investigación histórica, la academia, la docencia para después rematar diciendo: «Pero me tocó esto», y despedir a los medios de comunicación.