CIUDAD DE MÉXICO.- En el segundo bloque del primer debate presidencial en el INE, el tema polémico del combate a la impunidad y corrupción, fue el escenario perfecto para que las descalificaciones empañaran a las propuestas.

El primero en abordar el tema fue Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró que con su comportamiento puro y digno al frente del poder, podrá recuperar los 500 mil millones de pesos que se pierden en la corrupción. Además, prometió que vender el avión para invertir los 750 millones de pesos que costó.

En su intervención, posiblemente más polémica y cómica, Jaime Rodríguez Calderón El Bronco, propuso literalmente mocharles las manos a aquellos funcionarios que roben el servicio público, lo cual causó sensación en redes sociales a manera de burla.

José Antonio Meade propuso de forma concreta eliminar los moches políticos y corporativos, además de fortalecer a las instituciones de procuración de justicia.

Por su parte, Ricardo Anaya insistió en desmarcarse de las acusaciones por lavado de dinero que pesan en su contra, y propuso la muerte civil para funcionario corruptos.

Finalmente, el Margarita Zavala, aseveró que en este tema aquellos quienes incurran en este comportamiento pagarán con cárcel, la cual compartirán junto a los narcotraficantes.