CIUDAD DE MÉXICO.- Gobiernos y el clero están postrados ante la inminente llegada de migrantes centroamericanos a la capital del país en pos de politizar su marcha hacia su objetivo único: Estados Unidos.

Teléfono Rojo tuvo información de primer nivel donde las autoridades del gobierno de Enrique Peña Nieto, del jefe de Gobierno José Ramón Amieva y la Rectoría de la Basílica de Guadalupe.

He aquí el plan conjunto: unos cinco mil tendrían cabida en la Ciudad Deportiva y estarían bajo el resguardo del Gobierno de la Ciudad de México, mientras los restantes -cuyo número se desconoce porque hay migrantes reales y oportunistas- irían al atrio de la Basílica de Guadalupe.

De los últimos se encarga el padre Alejandro Solalinde, quien ha encontrado y filón de oro para promoverse mesiánicamente en el ejercicio de protección a quienes transitan por México en busca del llamado “sueño americano”.

El problema es que ha surgido una duda en las autoridades: ¿cuánto permanecerán en la macro urbe, ahora carente de agua? Porque estarán todavía varias semanas en el país y las autoridades locales pretenden heredar el problema a Andrés Manuel López Obrador.

A continuación la información relativa de Quadratín:

Ante el inminente arribo de la caravana migrante a la capital del país, la Ciudad Deportiva se encuentra casi al 100 por ciento lista para recibir a hasta 5 mil personas.

En conferencia de prensa este sábado en el Centro de Monitoreo de la Secretaría de Seguridad Pública de la CDMX, el jefe de gobierno capitalino, José Ramón Amieva sostuvo que el espacio de la Ciudad Deportiva que se va a acondicionar para recibir a los migrantes, podría recibir en condiciones de cumplimiento de derechos hasta 5 mil personas con los servicios que se requieren como: atención médica, alimentación, acompañamiento jurídico,  atención psicológica y atención a grupos prioritarios.

La caravana que se aproxima a la Ciudad de México, y que de momento se encuentra en Veracruz debido al aplazamiento que otorgó el gobierno de ese estado ante el megacorte de agua, encontraría el espacio al ciento por ciento habilitado para el día martes.

Luego de mencionar que el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes ofreció el apoyo humanitario para que las personas migrantes fueran atendidas en tanto se normalizaba en Ciudad de México el tema del agua, Amieva Gálvez refirió que se continuarán con la presencia de las brigadas.

“Vamos a enviar los insumos que se han generado en los centros de acopio, tanto de las alcaldías a través de la coordinación con el equipo de las alcaldías, la coordinación de la doctora Claudia, la coordinación del padre Solalinde, la coordinación de la Comisión de Derechos Humanos de la ciudad, vamos a mandar los insumos que tenemos, vamos a enviar que tenemos nosotros en nuestro centro de acopio, vamos a seguir prestando la atención en los puntos en donde se encuentren”.

Indicó que los migrantes llegan a la Ciudad de México una vez que concluya este tema de abastecimiento de agua para recibirlos de la mejor manera y prestar una atención mucho mejor en esta visión de cumplimiento de derechos.

En cuanto al tema de Ciudad Deportiva, comentó que este sábado se haría la visita correspondiente por parte de todas las instancias que están en este momento para determinar cuál sería el esquema de instalación.

Respecto al monitoreo de la caravana, señaló que se trabaja con las instancias de Derechos Humanos de las entidades, quienes estarán comunicando cuál es el rumbo que van tomando y si es necesario, la Ciudad de México tiene un operativo discreto pero permanente por parte de Seguridad Pública en la entrada a la capital procedentes del estado de Puebla.

Sostuvo que hay 24 mujeres embarazadas a las cuales se les garantizará el espacio, los servicios y los derechos. Por último, recordó que existen los centros de acopio relacionados con las personas migrantes que maneja la Secretaría de Protección Civil.

“Nosotros en esta ciudad, al declararnos como Ciudad Santuario fue una especie de advertencia y de llamada porque no queremos que a nuestros compatriotas que están en Estados Unidos los traten y los expulsen de alguna manera como lo están haciendo. Si nosotros no atendemos a las personas centroamericanas, pues estaríamos incurriendo en ese mismo esquema de discriminación”.

Entonces, refirió, el tema de la ayuda humanitaria no tiene ni fronteras de países ni fronteras de estados; “es lo que nosotros, simplemente, hacemos el llamado para que nos sumemos”.

Quadratín México