WASHINGTON, DC.- La secretaria de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, culminó una gira de trabajo en Washington, D.C., en la que se reunió con funcionarios del gobierno federal de Estados Unidos y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), legisladores federales y académicos, con el objetivo de presentar la nueva política migratoria del Gobierno de México.

Durante el diálogo con la secretaria de Seguridad Nacional estadounidense, Kirstjen Nielsen, Sánchez Cordero aseguró que la migración de mexicanos a Estados Unidos está en tasa cero y México no es la causa del incremento de la migración centroamericana hacia esta nación.

Sin embargo, indicó que nuestro país busca ser parte de la solución a los retos migratorios regionales, al promover la migración ordenada y segura. Además señaló que México promueve el respeto a los derechos humanos de las personas migrantes que se encuentran en nuestro territorio.

Con respecto a la implementación unilateral de la sección 235(b)(2)(C) de la Ley de Migración y Nacionalidad de Estados Unidos, Sánchez Cordero reafirmó la decisión soberana y la visión humanitaria de México para aceptar, en un esquema ordenado, a migrantes devueltos a territorio nacional mientras esperan la resolución de su solicitud de asilo.

Sánchez Cordero también sostuvo encuentros con un grupo de congresistas, miembros del Caucus Hispano, así como con el presidente del Comité de Seguridad Interna, Ron Johnson (R-Wisconsin) y el senador Rick Scott (R-Florida) para explicar la nueva política migratoria de México.

En las reuniones hizo hincapié en la prioridad otorgada al respeto de los derechos humanos de las personas migrantes, y a la promoción de programas de desarrollo en la región, a fin de contrarrestar las causas reales del fenómeno migratorio. ç

Además, enfatizó la importancia que México otorga al registro de migrantes que ingresan al país por la frontera sur.

Los legisladores reconocieron la voluntad del Gobierno de México en entablar un diálogo con el poder legislativo de Estados Unidos en esta materia.

Con el presidente Luis Alberto Moreno, del BID, la Secretaria de Gobernación también intercambió puntos de vista sobre los proyectos de desarrollo que pueden impulsarse en Centroamérica para mejorar los niveles de vida y abatir las causas de la migración.

Asimismo, se revisaron opciones para impulsar proyectos de mejora de infraestructura en la frontera sur de México.

En la conferencia en el MPI, Sánchez Cordero resaltó estos componentes de la nueva política migratoria de México: garantizar que el ingreso de migrantes por la frontera sur de México sea ordenado y seguro; contribuir a la creación de oportunidades de progreso para quienes decidan residir o laborar de manera temporal en México; y fortalecer la atención del Gobierno de México a las y los extranjeros que ingresan en tránsito por nuestro territorio.