CIUDAD DE MÉXICO. México terminó la semana con tres informaciones preocupantes.

En primer lugar las perspectivas de crecimiento económico se ajustan a la baja del pías.

En consecuencia, la calificadora internacional Standard & Poor’s redujo la perspectiva crediticia al país de estable a «negativa».

Y la tercera es la virtual cancelación del Gran Premio de México de la Fórmula 1 porque el actual gobierno no la considera prioritaria.

Esto significa que 2019 será el último año en el cual se realice la carrera en la Ciudad de México, si no hay acuerdo en los próximos días.

En su primer reporte de marzo, Standard & Poor’s menciona los esfuerzos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de impulsar sus políticas de desarrollo sobre el crecimiento del producto interno bruto (PIB).

Luego destaca los efectos negativos de reducir la participación de los empresarios en el sector energético, pues la reforma de Enrique Peña Nieto prácticamente ha sido cancelada.

Su análisis no deja dudas:

«El cambio en la política del gobierno para reducir del sector privado en el mercado energético, junto a otros acontecimientos que han disuadido la confianza de los inversores, puede contribuir a contingencias importantes para México y reducir su perspectiva de crecimiento económico».