¡POBRE VENEZUELA!-. Apueste doble contra sencillo a que Nicolás Maduro Moros seguirá como presidente de Venezuela hasta 2025. El motivo, Rusia, China y Turquía le han brindado su respaldo, así que los derrotados serán Trump, la OEA y el grupo de Lima. ¿México?, bien gracias.

Ayer mismo le advertía que el caso Venezuela-Maduro no terminaría pronto no obstante las sonrisas que Trump y Pence mostraron cuando “protestó” el legislador Guaidó como nuevo presidente. Por lo visto al legislador se le aguadó pronto el gusto, máxime que los altos mandos del ejército también reiteraron su apoyo al que escucha el cantar de los pajaritos.

En este caso Venezuela-Maduro se refuerza, -por si hiciera falta-, la figura del hoy sin lugar a dudas el hombre más poderoso del mundo Vladimir Putin, muy por arriba de su homólogo norteamericano Donald Trump. El caso del presidente chino Xi Jim Ping es “lo mismo pero más pesado”, pues la economía china es la que rige al mundo, dicen los que saben.

Ahora resulta que quienes ayer criticaron y algunos vimos con incertidumbre la postura de México en el caso Venezuela, -mínimo de neutralidad-, tendrán y tendremos que aceptar cuando menos una opinión reflexiva y el tiempo pondrá las cosas en su lugar.

Y pensar que muchos ya candidateábamos al “ideólogo” Gerardo Fernández Noroña como futuro embajador de México en Venezuela. Es más, las esperanzas para el “moreno” no están muertas.

INE-.El burgomaestre consejero presidente del Instituto Nacional Electoral Lorenzo Córdova Vianello tendrá sus motivos para asegurar que la independencia de una institución depende únicamente de su economía. Ángulos sociológicos y de cosa pública parece que incluyen muchos otros aspectos que dan solidez, credibilidad y autoridad moral, pero en fin.

Esto viene a colación por la controversia constitucional interpuesta por el INE ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que reclama la reducción de 950 millones de pesos para el presupuesto de este año. Argumentos de sobre externa Lorenzo en un artículo de El Universal, aduciendo que desde hace dos años han venido reduciendo sus pretensiones presupuestales.

Aceptando sin conceder, el consejero presidente del INE podría tener razón pues sólo habla de cifras presupuestales globales y porcentajes. Bueno fuera que desmenuzara partidas pues de inmediato se reclamarían dos cosas: menos dinero para los partidos políticos y disminución salarial de los altos mandos del INE, ofensivos hasta para funcionarios de otras dependencias.

Con nuestra Suprema Corte sintonizada con la cuarta transformación, será interesante la respuesta que le dé al INE, cuyos aguinaldos y bonos decembrinos son envidia hasta para funcionarios del mismo nivel en otras áreas.