CIUDAD DE MÉXICO.-  Para evitar el desperdicio de agua potable y ahorrar un poco de dinero en balnearios, familias capitalinas acudieron a diversas fuentes para bañarse y divertirse.

Uno de estos sitios es en la emblemática Plaza de la República, conocida por sus chorros de agua saltantes frente al Monumento a la Revolución, donde tantos adultos como menores disfrutan la tarde.

“Para distraernos un rato en las fuentes, los niños se pueden mojar”, compartió Natalia, habitante de la alcaldía Venustiano Carranza, quien llegó acompañada de su familia.

Además, las altas temperaturas que registra la Ciudad de México sirvieron de pretexto para mitigar el calor. Familias completas dejaron la rutina por un momento y se acercaron a las fuentes, donde los más divertidos fueron los niños, mientras sus familiares comían en las bardas de las jardineras.

“Hay buen ambiente, principalmente eso y aparte es un espacio muy tranquilo”, dijo Daniel, quien visitó el Monumento a la Revolución desde el Estado de México y acompañado por su novia, oriunda de Morelos.

Alrededor de la fuente, los pequeños esperaban su turno o corrían cada vez que los chorros se prendían.

Vendedores de comida, antojos y dulces ofrecieron sus productos a los capitalinos que se dieron cita en este punto de la alcaldía Cuauhtémoc y que no pudieron salir de vacaciones. Y aunque en la capital existen más fuentes como las de la Alameda Central, las del Monumento son las preferidas.

Quadratín