CIUDAD DE MÉXICO.- Lo ignoraron.

Lo ninguna ron.

Lo marginaron del acuerdo con Estados Unidos.

Le quitaron todo papel alusivo a su cargo, y Tonatiuh Guillén López escogió la dignidad: se fue.

Renunció en una carta no revelada a Andrés Manuel López Obrador y le agradeció el nombramiento, lo mismo que el trato a la secretaria Olga Sánchez Cordero y al subsecretario Alejandro Encinas.

Luego se fue, aunque Sánchez Cordero dice que seguirá ligado a la Secretaría de Gobernación (Segob) en posición y función que no reveló.

A través de un breve comunicado en su cuenta de Twitter, la dependencia informó la salida del funcionario federal.

Tonatiuh Guillén López, quien tiene Doctorado en Ciencias Sociales con Especialidad en Sociología por El Colegio de México, fue designado el 1 de diciembre de 2018 Comisionado del Instituto Nacional de Migración en México.

Anteriormente fue coordinador general del proyecto financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología Región transfronteriza México – Guatemala:

Dimensión regional y bases para su desarrollo integral, desarrollado con la participación de ocho instituciones académicas de ambas naciones.

Del 2007 al 2017 se desempeñó como presidente de El Colegio de la Frontera Norte, el centro de investigación científico mexicano con mayor trayectoria y experiencia en el desarrollo de proyectos sobre estudios fronterizos y migración internacional.