¡Lástima, Margarita!

0
22
Cuartoscuro

DUELE-.Seguro que no ganaría, que nadie la indujo a tomar la decisión, pero duele en verdad la no participación de Margarita Esther Zavala Gómez del Campo en la elección presidencial 2018 en este naciente milenio que, contra lo que se pregona, no hay equidad de género, menos en política.

Para no ir más lejos, en 2012 participó muna mujer, Josefina Vázquez Mota, así no haya ganado.

Todo el suceso que ayer llamó la atención de los medios tiene un origen, la ambición desmedida y la traición a todo quien se le atravesaba en el camino de la candidatura, del queretano Ricardo Anaya, siendo ejemplos acabados de dichas traiciones el ex dirigente nacional panista Gustavo Enrique Madero, la propia ex primera dama Margarita Zavala y muchos más no tan famosos.

Si quieres conocer la personalidad real de alguien dale poder, dice el dicho popular y da la casualidad que como primera dama y con todo el poder de su marido, el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, Margarita Zavala fue una persona discreta, sin tanto aspaviento como el de su antecesora Martha Sahagún cuyas apariciones eran para presumir joyas, ropa y calzado.

Tan mareada llegó a estar Marthita que incluso llegó a sentirse candidata presidencial para suceder a su esposo Vicente Fox, quien seguramente avaló veladamente dichas aspiraciones.

Mujer de principios, como le mensajeó su contrincante Ricardo Anaya que perdió todos para alcanzar su objetivo, Margarita es antes que todo una mujer de educación, de esa que se mama en el hogar; y si a lo anterior agrega su preparación profesional y cultura, la convierten en una “rara avis”, mujer valiosa, de las que el mundo político mexicana está escaso.

Asambleísta, diputada federal y con varias responsabilidades partidistas, Margarita Zavala ya llegó con mucha experiencia a ser primera dama del país y responsable de la cara bonita del gobierno, o sea el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia, DIF, factores que influyeron para que no se la subiera el cargo, la fama y no se mareara al subirse a un tabique.

2%-. Con el dos o más por ciento de preferencias en las encuestas, Margarita Zavala veía difícil revertir el panorama, lo que seguramente influyó en su decisión de renunciar a la candidatura, pero ese porcentaje sí le serviría a cualquiera de los supervivientes en la carrera presidencial. Si nada se puede hacer para declinar oficialmente en favor de alguien, si podría pronunciarse.

Esto último es lo que esperan con ansia todos los candidatos, principalmente el panista Ricardo Anaya y el priista José Antonio Meade. Jaime Rodríguez, El Bronco sacaría poco provecho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here