CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar del creciente uso de las redes sociales, la televisión abierta sigue siendo el principal medio de comunicación usado por los mexicanos para informarse sobre las actividades del Poder Legislativo, revela una investigación del Instituto Belisario Domínguez.

En el estudio titulado “Medios de Comunicación”, que condujo la Dirección de Análisis Legislativo del Instituto Belisario Domínguez, dependiente del Senado de la República, se señala que para enterarse de las actividades de la llamada cámara alta, los mexicanos prefieren la televisión.

Según informó el instituto en un comunicado, 44.1 por ciento de las personas prefiere la televisión, seguido del Internet, con 29.4 por ciento y el Canal del Congreso con 6.7 por ciento.

En contraparte, 4.8 por ciento usa las redes sociales para enterarse de las actividades senatoriales; 4.4 por ciento los periódicos y 2.8 por ciento la radio.

El estudio profundiza en los resultados de la Encuesta Nacional sobre el Senado de la República, realizada en 2018 (ENSER 2018).

En él se destaca que si bien la televisión sigue siendo el medio más socorrido para proveerse de información, hay un crecimiento importante en el uso de Internet para estos fines, en particular entre la población joven.

Respecto a quienes prefieren ver la televisión para informarse, 57.7 por ciento son mujeres, en tanto que 45.1 por ciento está en los grupos de edad de 40 a 49 años y de 60 o más.

De los resultados de la ENSER 2018, se desprende que el sector que se informa en el Canal del Congreso está integrado en su mayoría por hombres (63.8 por ciento), tiene de 30 a 39 años (26.3 por ciento), cuenta con estudios de licenciatura (59.4 por ciento) y habita en la región sur (37.2 por ciento).

Destaca que el interés ciudadano sobre los asuntos políticos, entre ellos los que se dirimen en el Congreso o en el Senado, está relacionado con la escolaridad, de manera que a más nivel de estudios, más interés en estos temas.

Además, afirma que hay evidencia para señalar que las audiencias interesadas en asuntos políticos han transformado sus hábitos de consumo a favor de medios electrónicos como Internet y redes sociales.

Añade que el crecimiento de estos medios como insumos de información se ha hecho en detrimento de medios como la radio, los periódicos impresos y la propia televisión, pese a que ésta sigue siendo la más utilizado.