CIUDAD DE MÉXICO.- Tan largas como la cola de sus acusaciones, así tiene la barba el ex gobernador sonorense Guillermo Padrés.

Este sábado salió con la generosidad de la justicia, pues le aceptaron como efectivo dos propiedades valuadas en 40 millones de pesos.

Seguirá su proceso en libertad, pero con brazalete electrónico.