CIUDAD DE MÉXICO.- La justicia se burla de sí misma.

Ampara al ex gobernador de Puebla Mario Marín, El Góber Precioso, contra una orden de aprehensión, pero aclara que puede ser detenido.

¿Cómo está eso?

Al Góber Precioso se le acusa de violar los derechos humanos en 2005 de la periodista Lydia Cacho, promotora y afín a Andrés Manuel López Obrador.

Entonces fue aprehendida en Quintana Roo y trasladada a Puebla, donde Mario Marín mandaba y, según su dicho, su palabra era la ley,

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) documentó la violación a los derechos humanos de la periodista.

En cumplimiento de su instrucción, la justicia mexicana busca al Góber Precioso para someterlo a juicio por diversas vciolaciones de procedimientos por supuesto de derechos fundamentales.

Y como este delito es grave, aclaro el juez que le dio el amparo, puede ser detenido y llevado ante él para determinar qué hacer.

Es el juez décimo segundo de amparo de la ciudad de México, autor del amparo 370/20129.

En la suerte de él también va la del empresario Kamel Nacif, acusado de pederastia, y de otros integrantes del Poder Judicial de Puebla.