CIUDAD DE MÉXICO.- Las autoridades han perdido toda esperanza:

El fuego en la Catedral de Notre Dame sigue sin control, ya tumbó la torre más emblemática, se extiende peligrosamente en su interior y el pronóstico es que no quedará nada de ese monumento histórico de la humanidad.

 

Esta desgracia ha conmovido al mundo entero. El presidente Emmanuel Macron suspendió sus actividades e inclusive un mensaje a la nación previsto para la noche del lunes sobre la crisis de los “chalecos amarillos”.

Desde el Palacio del Eliseo dirige y supervisa los trabajos de emergencia, mientras los bomberos desarrollan un esfuerzo titánico y las fuerzas de seguridad desalojaron y han acordonado una extensa área.

No se sabe de víctimas.

En ese ambiente de estupefacción el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recomendó utilizar aviones cisnerna para sofocar el fuego.

View this post on Instagram

La flèche est tombée

A post shared by nicolas marang (@nicolas_marang) on

 

Teléfono Rojo informó de esta emergencia mundial con el siguiente texto:

CIUDAD DE MÉXICO.- La emblemática Catedral de Notre Dame en París, Francia, sufrió de un incendio este lunes.

Los daños son cuantiosos tanto desde el punto de vista arquitectónico como histórico, sobre todo porque ha derrumbado su torre más emblemática.

De acuerdo a las agencias de información internacionales, el fuego inició justo cuando ese monumento histórico, patrimonio de la humanidad, se encuentra en restauración.

Una de las líneas de investigación guía precisamente hacia los trabajos de mantenimiento que se hacen, aunque todavía es temprano para darlo por cierto.

Las autoridades francesas desplegaron gran cantidad de bomberos para intentar sofocar las llamas.

Tanto las llamas como el humo se perciben desde distintos rumbos de París y los accesos han sido cerrados para todo curioso.

Al parecer el incendio se dio en la cúpula central de la gran iglesia.