La deoctora y Avelina Landín

0
52

En un viraje definitivo en la actitud conciliadora e incluyente tras su designación como candidata (coordinadora) de Morena al gobierno de la ciudad, la doctora Claudia Sheinbaum entra a la vieja lonchería y encuentra una anacrónica sinfonola “Wurlitzer”. Busca en el carrusel de los acetatos y oprime dos botones: A-4.

El aparato mueve su abanico, extrae un rayado disco de 45 RPM y la púa gastada emite la canción, lamentosa, la queja interminable escondida en una recomendación, un consejo inadvertido. María Luisa Landín  canta con  profunda voz:

“Cuando un amor se va, Que desesperación. Cuando un cariño vuela, Nada consuela mi corazón. Dan ganas de llorar, no es fácil olvidar al querer que nos deja Y que se aleja sin compasión. No puedo comprender Que cosa es el amor, Si lo que más quería,

Si el alma mía me abandonó. Pero no hay que llorar, Hay que saber perder, Lo mismo pierde un hombre, Que una mujer. No puedo comprender Que cosa es el amor, Si lo que más quería,

Si el alma mía me abandonó. Pero no hay que llorar, Hay que saber perder, Lo mismo pierde un hombre, Que una mujer.”

Las vueltas del disco han acabado. En el fondo un  parroquiano también termina su cerveza. La vieja canción de Abel Domínguez se extingue en el vapor del tiempo y la inutilidad de sus consejos. En otra esquina de la fonda alguien lee el periódico “La crónica”. Sus ojos se detienen en esta nota:

“Claudia Sheinbaum le respondió a Ricardo Monreal; le pide que sepa perder. La delegada de Tlalpan publicó un video en las redes sociales en donde le exige al político zacatecano que se deje de chantajes y le recuerda que él estuvo de acuerdo con las reglas.

“La delegada dijo que en Morena hay reglas claras, las cuales fueron explicadas y fueron aceptadas por los cuatro contendientes para el puesto de coordinador de los trabajos de organización del partido para el 2018.

“Aquí la gente decide, hubo cuatro contendientes, los cuatro aceptamos el método, los cuatro aceptamos el árbitro. El resultado, gané claramente. Ricardo tu aceptaste estas condiciones si no, no hubieras competido, desde aquí te digo que hay que saber perder y sin chantajes”, sentenció la exsecretaria de Medio Ambiente en una grabación que no duró más de un minuto.

“Mientras tanto, a Martí Batres  –presidente de Morena en la Ciudad de México– y al senador, Mario Delgado, les hizo saber que tenían su admiración y respeto. A la gente (¿?) le agradeció el haber votado por ella, así como la confianza que le brindaron.  Por último pidió ver hacia adelante, ya que lo importante es la innovación y la esperanza para la Ciudad de México”.

El parroquiano recuerda algunas palabras de Ricardo Monreal hace ya tiempo.

Se las dijo –chamarra de lana, sombrero de petate–, cuando encabezaba la delegación zacatecana en el plantón del Zócalo como protesta  contra el fraude electoral con cuya ejecución Felipe Calderón llegó a Los Pinos (al menos eso decían él y su candidato): “no se discute si ganó o perdió, se discute que hizo trampa.  Es como en una carrera, no se niega el resultado, pero un corredor corrió dopado y por eso el resultado no es legal”.

La sinfonola se ha activado una vez más. “… hay que saber perder, lo mismo pierde un hombre que una mujer…”

El parroquiano sigue leyendo:

“Estoy en las últimas horas de reflexión”: Ricardo Monreal. Ana Espinosa Rosete.

“Ricardo Monreal tiene ofertas para ser el abanderado de otras fuerzas políticas en el 2018. Un sector del PRD, Movimiento Ciudadano, el Partido del Trabajo, el Verde Ecologista y Encuentro Social lo buscaron para ofrecerle un espacio y la candidatura para jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

“Sin embargo, en entrevista con “Crónica”, el político dijo que dos aspectos definirán su futuro: la opinión de la gente (¿?) y una reunión que sostendrá esta tarde con consejeros de Morena, partido que lidera Andrés Manuel López Obrador, con quien no ha tenido un acercamiento desde hace siete semanas…

[Con menos de eso, Vicente Garrido escribió “Una semana sin ti…” “ Esperando en silencio que vuelvas de nuevo conmigo…”]

“…Al ser cuestionado sobre la lucha contra la “nomenklatura”, aseveró que no se refiere a AMLO, sino a los dirigentes del partido que están en contra de las políticas que intenta impulsar desde la delegación Cuauhtémoc.

“Aseguró que si lucha por gobernar la ciudad, no es por ambición, sino por amor a la capital.

“Dijo que, sin afán de ser arrogante, él es la mejor opción para gobernar la Ciudad de México, pues 40 años de ser político lo respaldan.

“He sido, casi todo. Me falta ser jefe de Gobierno, pero voy a serlo”.

Pero hay otro disco. Ahora suena… amor perdido, si como dices es cierto que vives, dichosa sin mí, vive dichosa, quizá otros brazos te den la ternura que yo no te di…

 

                                                        –0–

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here