La cerrazón de la CNTE

0
18

Otra vez, un millón 300 mil alumnos en Oaxaca y otros tantos más en Guerrero, Chiapas y Michoacán, no iniciaron el ciclo escolar 2017-2018 por causa de la cerrazón de los mal llamados “profesores” de la sección 22 y de la CNTE.

¿Busca el gobierno federal un pretexto para prescindir de esos zánganos?, pues ya lo tiene y siempre lo ha tenido porque llevan mucho más de tres días de paro lo que significa que ya debieron haberlos dado de baja de la nómina gubernamental.

Ciento 20 mil profesores, no son el grueso del gremio, es más, no son ni el 10 por ciento de la membresía de los más de 2 millones de profesores que tiene el Sistema Educativo Nacional, por tanto es fácil reemplazarlos por personas que amen a México y quieran cambiarlo desde las aulas de clase.

Los zánganos invocarán a la pedagogía como garante de sus empleos porque supondrán que los sustitutos, no tendrán el perfil para presentarse frente a grupo y dar clases, aunque esos sustitutos sean ingenieros, licenciados, contadores, etc.

La pedagogía no puede ser pretexto para que la Secretaría de Educación Pública no contrate a maestros sustitutos en estas entidades del país, porque, al menos en Oaxaca hay “profesores” que no terminaron ni la primaria y dan clases porque compraron o heredaron sus plazas.

Por tanto la SEP y el Gobierno Federal, deben quitarse el pavor que les causa el “movimiento democrático” –guerrillero diría yo- de los profesores y deben actuar con la ley en la mano, pero no con la ley que dan las encuestas de opinión que dicen “no” a una intervención de fuerza del Estado Mexicano, sino a la Constitución.

Desde que la “encuestocracia” gobierna en México, los gobiernos no dejan de hacer las cosas mal.

Un gobierno debe entender que por encima de cualquier preferencia política o cualquier interés de partido, está el derecho de los niños a recibir educación de calidad y si para eso es necesario correr a 120 mil zánganos, el gobierno debe hacerlo.

Es imperdonable que en aras de la preferencia electoral, más de un millón 300 mil niños se queden en sus casas sin ir a la escuela y sin aprender a pensar, simplemente porque las encuestas dicen que “no es prudente” el uso de la fuerza pública para aplacar a los mal llamados “profesores” de la CNTE.

El daño a la niñez es gravísimo, equivalente al daño a la nación y, tanto los mal llamados “profesores” son culpables por su acción, como el gobierno federal por su inacción.

La consigna “magisterial”, es “joder a os niños” y parece que la misma consigna tiene el Gobierno Federal al que le da miedo aplicar la ley porque desde que soltó a los líderes magisteriales, condenó a los niños a padecer esta huelga inhumana.

Si la Averiguación Previa en contra de Rubén Nuñez Ginez hubiese sido por el rosario de delitos que comete y sobre todo por sedición en ves de fraude, seguiría preso y con muy pocas posibilidades de frenar la educación de más de un millón de infantes en Oaxaca y otros tantos en Guerrero, Chiapas y Michoacán.

La CNTE y la Sección XX de todos es sabido y al decir todos, también me refiero al Gobierno de la República, que sus “acciones” están enmarcadas en la ortodoxia de la guerra de guerrillas, además de tener relación con grupos armados como el Ejército Popular Revolucionario ¿por qué no actúan en consecuencia?, ¿por qué no dejan de darles el status de “profesores” y los comienzan a tratar como lo que son, es decir guerrilleros?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here