CIUDAD DE MÉXICO.- Los diputados parecen judíos errantes: desplazados por el magisterio rebelde del Palacio Legislativo, se pasaron al Senado, los persiguieron los maestros y ahora buscan sesionar en un hotel para aprobar el dictamen de la nueva reforma educativa.

Luego de que integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se enteraron que la discusión de la Reforma Educativa se cambiaría al Senado, un grupo de maestros disidentes bloquearon los accesos a la Cámara Alta, aunque al final se determinó trasladarla una vez más a otra sede, el hotel Sevilla Palace.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México arribaron hasta las inmediaciones del Senado de la República en la esquina de París y Reforma.

Ahí, formaron un cerco para retener a los manifestantes de la CNTE, quienes mantienen bloqueados los accesos y permitir la salida de los trabajadores y legisladores que se encontraban retenidos dentro de la sede senatorial.

Luego de tenerlos dando vueltas al interior de la sede, por fin lograron sacarlos por la entrada que se ubica sobre Paseo de la Reforma, entre los gritos de los maestros disidentes:

“Diputados y senadores, del pueblo son traidores, y Esos son, esos son, los que roban a la Nación, lograron abandonar el Senado”.