INOBJETABLE-. En la “mañanera” del pasado miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo una verdad irrefutable, el “cochinero” que dejó la administración pasada en la obra del tren inter urbano México-Toluca y viceversa, además de multiplicarse el costo de la misma.

Pero el macro error tiene nombres y apellidos, dos a primera vista. El ex secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruíz Esparza y quien lo mantuvo contra viento y marea.

Pero la inconclusa obra del tren inter urbano no fue el único fracaso de Ruiz Esparza, por magnos también se tiene que incluir el tren rápido México-Querétaro cuya convocatoria de ejecución se hizo, la ganaron los chinos y cuando se declaró improcedente el proyecto, el propio Ruíz Esparza se apresuró a declarar “no hay problema, los vamos a indemnizar”, (a los chinos).

El costo de la indemnización fue multi millonaria pero como el dinero era con costo al presupuesto y no al bolsillo del funcionario, seguramente se liquidó el compromiso a satisfacción de los asiáticos no obstante que se dio poca difusión al hecho. Ante dicho fracaso el titular de la SCT se enfocó a la obra del inter urbano México-Toluca y viceversa.

El primer anuncio lo hizo Ruíz Esparza en Toluca en 2013, acompañado del entonces gobernador Eruviel Ávila Villegas y la entonces alcaldesa Martha Hilda González Calderón. Además de la inversión super millonaria vino el compromiso, terminarla en 2017 pues el plan era que la inaugurara su jefe Enrique Peña Nieto.

Ruíz Esparza conoció el proyecto del tren inter urbano a la perfección…pero sólo en maqueta, pues cuantas veces los campesinos de Lerma y Ocoyoacac le pidieron que los visitara para negociar las liquidaciones de los terrenos por donde pasarían las vías, el discutido secretario de Comunicaciones y Transportes no tuvo tiempo para atender las invitaciones.

De 2013 a 2017 se registraron varios accidentes provocados por traileros con vehíuclos de doble remolque, cobrando numerosas víctimas, entre ellas un hijo del hoy flamante vocero de la Secretaría de Gobernación Héctor Gandini, (salaudos), quien acudió a varios medios para clamar justicia. Ruíz Esparza en declaración desafortunada se puso del lado de los traileros ”pues las empresas generan empleos”, argumentó.

Otro revés sonado para Ruíz Esparza fue el “socavón” donde se perdieron dos vidas, de la carretera a Cuernavaca, cuya inauguración la lució el funcionario a bordo de una suburban con muchos políticos más.

Tras el rosario de errores, en una actitud indigna Ruíz Esparza se negó a renunciar argumentando su necesaria presencia para reencauzar las cosas, pero la culpa no fue suya sino de ya sabe quién al mantenerlo en el cargo..