Infonavit

0
34

HUERFANO.- Como organismo realmente al servicio de los trabajadores para dotarlos de casa, el Instituto del Fondo para la Vivienda de los Trabajadores, INFONAVIT, lo creó el presidente Luis Echeverría y lo operó magistralmente en sus inicios el hoy desaparecido Jesús Silva Herzog.

Sin el INFONAVIT muchos mexicanos jamás tendrían casa, pero la disposición tripartita lo logró.

Discutido como pocos de sus paralelos, al presidente Echeverría se le cuelgan muchos “milagros” negativos, de entre los que destacan el 2 de octubre y el 10 de junio. En el primer caso el presidente era Díaz Ordaz pero los dardos fueron contra Echeverría. En el segundo LEA ya era presidente pero el halconazo lo pagó el regente Alfonso Martínez Domínguez.

Pero vayamos al “diamante negro” Jesús Silva Herzog que recibió la encomienda del presidente Echeverría de echar a andar, y bien, el recién creado INFONAVIT. Como sabe, este organismo finca su patrimonio en forma tripartita, gobierno, empresarios-patrones y trabajadores. Cada uno da una tercera parte para que con dicho fondo se construyan casas para los trabajadores.

Los tintes izquierdosos de Echeverría le auguraban un rotundo fracaso al INFONAVIT al que, para variar, le colgaron el mote de comunista. Basta ver las hemerotecas para conocer las posturas patronales, las mismas tan irascibles como cuando don Adolfo López Mateos creo el IMSS, que sufrió los mismos ataques empresariales dizque por tintes comunistoides.

Para demostrar con hechos los equívocos empresariales, Echeverría instruyó a Silva Herzog ponerse a trabajar y dar resultados a la brevedad posible. En 1972 se construyeron en terrenos entre Metepec y Toluca, (San Gabriel), las primeras 500 o más casas para trabajadores de menores salarios. Seis meses después Silva Herzog y el gobernador Hank entregaron las primeras casas.

No fueron departamentos como ahora sino casas individuales en una superficie de entre 150 y 200 metros cuadrados y los primeros trabajadores beneficiados estaban que no se la creían. Entrevisté al director del IN FONAVIT y me dijo “Sólo el tiempo aquilatará la política social del presidente Echeverría pues los empresarios tenían dudas que hoy han despejado y lo seguirán haciendo”.

En los años que duró en el cargo, Silva Herzog se convirtió en visitante frecuente pues en dupla con Hank y para beneficio de los trabajadores, el INFONAVIT construyó muchas casas. Hoy parece ser que el organismo en manos del hidalguense David Penchina ha modernizado y dinamizado el Instituto, lo que incide en más y mejores créditos para la clase trabajadora.

Con la muerte de don Jesús Silva Herzog, México pierde a un político excepcional, así no haya llegado a cristalizar su sueño de ser presidente, lástima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here