Industria Automotriz

0
20

POR ELEAZAR FLORES

PA´ VARIAR UN POCO-. Sabedor de su hartazgo contra la política, los políticos y en especial los tres pre candidatos presidenciales tri partidistas, es oportuno tocar temas económicos, terreno en el que también hay aguas bravas pero se tienen algunas fortalezas que vale destacarlas.

Caso concreto es el poderoso sector automotriz que alcanzó records en producción y exportación.

Hay otros ángulos  del sector servicios o terciario, léase comercio o tiendas de autoservicio, donde los índices de venta por consumidores locales también superaron sus ventas, por lo que los lamentos de quienes dicen que todo está mal deben disminuir pues en el día a día, los compradores de vehículos y productos alimenticios siguen adelante.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, AMIA, informa que la producción automotriz aumentó en 9% en 2017 en relación a 2016. En números, se produjeron 3 millones 773 mil  569 vehículos automotores. En el mismo año se exportaron 3 millones 102 mil 604 unidades, 12% más que el año pasado. Los números son fríos por lo que los comentarios sobran.

De toda la producción automotriz de nuestro país, 2 millones 335 mil 245 unidades se fueron para la Unión Americana, cifra que nunca se había alcanzado.

Inmerso en la industria automotriz por diversos motivos, debe usted saber que este sector no es solo “de ricos” como muchos podrían opinar. Entre todas las marcas establecidas en nuestro país, la mayor parte de las cuales se asientan en el estado de México, hay profesionistas y profesionales comprometidos con ellos mismos y por supuesto con sus empresas y familias.

Pero también hay trabajadores calificados del más alto nivel al grado de que algunos de ellos han emigrado a otros países, invitados para seguirse desarrollando y presentarlos como ejemplos por otros, me consta. Detrás de los recursos humanos del sector automotriz hay cientos y miles de esforzados mexicanos y de éstos dependen millones de personas.

Esta es la importancia del sector automotriz en el que ciertamente hay directivos cúpula de origen extranjero en algunos casos pero en mandos superiores e intermedios ya destacan los ingenieros y los operativos mexicanos, hacia quienes casi nunca o muy de vez en cuando se voltea a valorarles sus servicios y entrega. Su importancia es que en ellos descansa la calidad del producto.

Todo lo anterior seguro no borra el pesimismo de otras áreas del sector productivo, sobre todo en esta etapa de negociación del Tratado trilateral de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, pero debe puntualizarse que esas fortalezas que tenemos las debemos potenciar y que sirvan de ejemplo para que le “echen ganas” en lugar de lamentarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here