CIUDAD DE MÉXICO.- Desde el principio y hasta el final, los senadores del PAN aseguran que mantuvieron su posición firme de rechazar en su totalidad la terna de aspirantes a ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) enviada por el Presidente de la República.

El Grupo Parlamentario de Acción Nacional manifestó que ninguna de las aspirantes garantizaba independencia y autonomía del Poder Ejecutivo, debido a su extrema cercanía con el presidente y su partido Morena.

En dos rondas de votación por cédula Yasmín Esquivel Mossa resultó electa como ministra al registrar 66 votos a su favor y 95. La bancada panista deslindó a sus 24 legisladores de los 29 votos que faltaban para la mayoría calificada y así concluir el proceso.

El PAN se pronunció a favor de la división y el equilibrio de poderes y en contra del daño que provoca la intromisión en el Poder Judicial de alguien tan cercano al Poder Ejecutivo.

En comisiones, el GPPAN votó en contra del dictamen que declaraba como idóneas a las integrantes de la terna, pues señaló en ningún momento se tomó en cuenta su evidente cercanía con el partido en el gobierno y el mandatario que las propuso.

En sesión de este martes, en el pleno de Senado, los legisladores del PAN expresaron su preocupación porque el Poder Judicial, uno de los tres poderes garantes del equilibrio institucional, sea invadido por el Poder Ejecutivo, dañando una vez más la división de poderes.

“Votamos en contra del dictamen de idoneidad de la terna propuesta, así como en la primera ronda mediante cédula, en la cual ninguna de las aspirantes alcanzó la votación de dos terceras partes de los senadores presentes, forzando una segunda ronda de votación”, manifestaron.

Luego de un receso y ante la falta de acuerdos, en la segunda votación, el GPPAN reiteró su rechazo a una decisión que señala “vicia las decisiones que tomará el árbitro en materia de justicia”, como lo es la SCJN.

Quadratín México