REALISTA-. A imagen y semejanza de los “Cien años de Soledad” del inmortal Gabriel García Márquez, México vive los “cien días de sobriedad” … en todo menos en el discurso pues además de las setenta mañaneras agregue discursos en entidades del país y aclaraciones banqueteras.

Todos los sectores elogian a AMLO menos la iglesia católica que asume un papel realista, -algunos calificarían de crítico-, denunciando disensos del presidente con quienes piensan distinto a él.

En su mensaje dominical, la iglesia advierte que en los primeros cien días del actual gobierno, “hemos visto mucha confrontación entre el titular del ejecutivo y quienes piensan distinto a él, hemos escuchado descalificaciones y se ha hecho más evidente y preocupante una polarización política y social que divide a actores que deberían trabajar juntos; en lugar de estimular el dialogo, se acota”.

Irrefutable el sentir de la alta jerarquía católica del país, ahora habrá que esperar la reacción del autor de la cuarta transformación, quien para confirmar el pensar clerical, dijo en Guadalajara “ya me tiene la grilla hasta el copete, ya chale con la politiquería”. Acompañado del gobernador jalisciense aclaró “ya no representamos a partidos, ya somos gobernantes”.

Sin embargo, en un desayuno del sábado en Palacio Nacional con motivo de celebrar el Día Internacional de la Mujer, no se invitaron a diputadas y senadoras y otras como las del PAN, PRI y PMC optaron por no asistir. En cambio las reporteras de la fuente que estuvieron, según crónica de prensa, fueron encapsuladas en un rincón del desayunador.

A propósito, en 2006 cuando perdió por primera vez, AMLO dijo que formaría la “cuarta república”, hoy la bautiza como la “cuarta transformación. En cuanto a su forzada visita a Puebla, mañana le pormenorizo pues MORENA se excedió en acarreados en víspera de elecciones.

EDOMEX-. En el estado de México finalmente los priistas han aceptado asumirse como una oposición responsable, se dijo en el evento sabatino encabezado por el gobernador Alfredo del Mazo Maza. A la vieja usanza priista, estuvieron los pocos senadores y diputados federales priistas así como diputados locales y presidentes municipales. El evento en el edificio estatal tricolor.

Desde el primer priista hacia abajo se comprometieron a abrir las puertas a todos, sólo que cuando se busca a alguno de los dirigentes jamás se les encuentra.

En el caso del ejecutivo, se ve poco cambio en la rutina de gobierno pues a los eventos en los que se anuncia la presencia del mandatario, se mantiene el aparato de vehículos y personal de apoyo en forma exagerada con listas de invitados, retenes y demás parafernalia. Las giras lo demuestran.