WASHINGTON.- La crisis de derechos humanos en México tiene cifras específicas:

-Más de 38 mil desaparecidos cuyo paradero se desconoce.

-Más de 26 mil cadáveres sin identificar en las distintas morgues del país.

-Más de dos mil fosas localizadas a lo largo y ancho de la república mexicana.

-Y mil 100 cementerios clandestinos en los cuales no se ha hecho ninguna exhumación “porque no hay capacidad institucional para ello”.

El recuento es de Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos y quien se encuentra en Washington para conocer los distintos procesos impulsados contra México y sus autoridades por organizaciones civiles.

El funcionario de la Secretaría de Gobernación (Segob) regresará al país para dar curso a varios propósitos, el primero de ellos reabrir la investigación sobre los crímenes de normalistas en el municipio de Iguala, Guerrero.

Ahí fueron desaparecidos 43 estudiantes de Ayotzinapa en septiembre de 2014 por órdenes del alcalde perredista José Luis Abarca, partido en el cual militaban el presidente Andrés Manuel López Obrador y el mismo Encinas.