CIUDAD DE MÉXICO.- Habrá foros y consultas para el aeropuerto para validar una decisión tomada, pero no en asuntos tan trascendentales para el país como la legalización de la mariguana.

Sería como “patear el bote”, dijo la ex ministra jubilada, pensionada del ISSSTE, senadora, notaria pública y futura secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero.

Así se dará un paso histórico, un parteaguas en el fondo de encarar el crimen, la prohibición de las drogas de una manera similar a como lo hace Canadá.

Es decir, se trata de un trabajo de regularización y no de legalización, que se realizó tomando como ejemplo las legislaturas de otros países como Canadá.

“Es una legislación similar a la canadiense. Se creará un instituto como órgano desconcertado de la Secretaría de Salud, que otorgará licencias para que sociedades cooperativas, conformadas por máximo 150 socios, que podrán producir hasta 480 gramos cada uno”, comentó.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva, en Radio Fórmula, Sánchez Cordero subrayó que ello permitirá erradicar la discriminación que los campesinos que se dedican a su cultivo han sufrido por el prohibicionismo, siempre y cuando se regularicen.

“Todo lo que no esté normado, seguirá siendo ilícito y seguirá siendo un delito”, como ocurre en el país norteamericano, donce, abundó, se ha ido abatiendo la célula criminal por las licencias que han otorgado.

Sobre si el presidente electo está de acuerdo con esta iniciativa, Olga Sánchez comentó que “desde los primeros meses que me entrevisté con Andrés Manuel, el tema fue: ‘vamos a pacificar el país’ y me dejó carta abierta. Y en algún momento, él en su campaña habló de este tema”.