CIUDAD DE MÉXICO.- La reunión de Andrés Manuel López Obrador con los empresarios de la construcción es preocupante, porque sugiere que habrá obras por ‘dedazo’, afirmó el panista Roberto Gil Zuarth.

El ex senador considera que el tabasqueño les compensará por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) en Texcoco.

La tarde de ayer, el presidente electo se reunió con 17 inversionistas que representan 98 por ciento del capital para la construcción de la terminal aérea, con quienes acordó el pago de indemnizaciones por la próxima cancelación de los contratos.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva, Gil Zuarth señaló que no es admisible porque en un Estado de Derecho los contratos públicos se asignan a través de concursos en los que presentan propuestas de calidad y precio, “y esa competencia determina a que proveedor se le adjudica el contrato”.

Dijo que la reunión dejó ver un uso discrecional que está fuera de la ley que regula las obras públicas en el país, ya que no es posible que se compensen las pérdidas de las constructoras en futuras obras.

Para el también abogado, la reunión refleja la precariedad del Estado de Derecho mexicano y dependencia de las empresas mexicanas de la inversión del gobierno.