MORELIA, Mich.- Ante el Guadalajara no hace falta mucho futbol.

Con o sin El Jefe Tomás Boy, las Chivas Rayadas son un equipo al garete, incapaz de aspirar a la victoria y, está visto en este torneo, de aspirar a la Liguilla del futbol mexicano.

Perdieron 1-0 sin poner defensa alguna, salvo dos tiros al marco contrario.

Diez partidos sin victoria, apenas unos empates y derrotados en su propia cancha ante equipos tan secundarios como Lobos BUAP.

El gol fue anotado por Edison Flores en la primera mitad, pero si Morelia se aplica hubiese sido un marcador más abultado.

Lo peor es que esta derrota deja al Guadalajara fuera de la Liguilla, un espacio de participación a donde debe aspirar un equipo de primera línea.

Ahora las Chivas no lo son.

PACHUCA HACE HISTORIA

PACHUCA, Hgo.- Sólo un equipo desanimado, sin identidad ni futuro, puede dar ocasión para la peor goleada en tiempos modernos.

Ese fue el Tiburón Rojo del Veracruz, que con su desánimo facilitó nueve goles a los Tuzos del Pachuca y solamente anotó dos a la portería rival.

Pudieron ser más y a ver si no les pesa a los pacuqueños en la calificación a la Liguilla, pero los locales hicieron varios cambios que bajaron el rendimiento hidalguense.

El primer tanto surgió al minuto 16 con remate de cabeza de Leonaro Ulloa a servicio de Franco Jara, uno de los retirados cuando el marcador se volvía holgado.

El segundo fue a los 25 minutos. El mismo Ulloa volvió a rematar con mucha facilidad de cabeza tras recibir un saque de banda.

Al 28 Franco Jara recibió un pase de Raúl López al centro del área y remató con libertad para el 3-0.

Tres minutos después el turno para ensanchar la golpiza fue para el 4-0: Franco Jara volvió a recibir pase de Leonardo Ulloa de contraataque.

Sin contrario al frente, Raúl López remató de derecha pase de Edwin Corona y puso el 5-0 para alegría de una afición que colmó el Estadio Hidalgo.

Así parecía terminar el primer tiempo, pero al minuto 40 Veracruz pareció reaccionar y Diego Chávez remató a la izquierda el pase de Bryan Carrasco, ante un Pachuca ya relajado.

Al 44 Edwin Cardona remató con la derecha a la izquierda de la portería veracruzana una asistencia de Jorge Hernández. Un pase de profundidad y velocidad vistoso. 6-1.

El 7-1 cayó hasta la segunda mitad, pues el Pachuca se dedicó a jugar sin atacar con la ambición del necesitado de goles y victoria.

Franco Jara tiró un penal.

El 7-2 se registró al minuto 81. Colin Kazimn-Richards remató con la derecha desde el centro del área ante, insistimos, unos Tuzos ya desatentos.

El 8-2 fue de cabeza de Víctor Guzmán a centro de Edwin Cardona tras una jugada de contraataque.

El Rosario de once goles se cerró al minuto 88 cuando Leonardo Ulloa remató de cabeza una asistencia de Edwin Cardona.