G-20… Tollocan

0
19

¿QUÉ PASARÁ?.- Con más protestas que bienvenidas inicia una reunión más del G-20 en Alemania, con la esperanza de que no impere la violencia y sí los acuerdos. Convertido en fortín, Berlín recibe a los presidentes y primeros ministros de las economías más sólidas del mundo.
La atención mayor está en tres personajes, Trump, Merkel y Putin. Les analizarán hasta sus gestos.
INTEGRANTES.- Los países “industrializados y de economías emergentes” que integran el G-20 son, en orden alfabético, Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía. Más variopintos por sus economías y gobiernos, imposible.
El G-20 nació en 1999 por lo que está cumpliendo su mayoría de edad, 18 años, pero hay que aceptar que cada año sus reuniones son más complicadas como se demuestra el ambiente que se vive en Berlín, convertido en un fortín dadas las medidas de seguridad implementadas, necesarias si se toma en cuenta que se trata de la vida de los dirigentes de las 20 naciones citadas.
Por no dejar, el G-7 nació en marzo de 1973, integrado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido. Se había agregado Rusia para dar cabida al G-8 pero la división política de lo que fue la URSS le mereció un trato especial. El G-7 sí direcciona la actividad sociopolítica del mundo, a diferencia del G-20 que sólo sugiere, hasta ahí.
PASEO TOLLOCAN.- Este espacio le vino dando pormenores del absurdo proyecto de construir dos puentes deprimidos en pleno paseo Tollocan, casualmente frente a Galerías Toluca con Liverpool como principal gancho. El gobierno estatal anunció la cancelación del proyecto, ante el beneplácito de la población que en su mayoría se oponía al absurdo.
Sin embargo, un boletín del gobierno con lenguaje cantinflesco señala que la obra se cancela pues se piensa en la protección al ambiente y no se permitirá que se tire un solo árbol, se esperará la opinión solicitada a la Universidad Autónoma del estado de México… y añade que si no hay daño ecológico procedería el proyecto. La opinión generalizada es que la cancelación sea definitiva.
Los integrantes del grupo “Abracemos al Paseo Tollocan” que en honor a la verdad recibieron poco apoyo, salvo las declaraciones de ecologistas independientes, tienen ya de que sentirse satisfechos pues enfrentaron a buena parte del aparato gubernamental cuyas dependencias primero apoyaron a muerta esta idea con conferencias de prensa apresuradas.
Lo importante es que la obra se cancela por lo que es inútil esperar el seentir de la UAEM, no vaya a opinar a favor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here