CIUDAD DE MÉXICO.- En un histórico pacto, las comunidades de Tamazulápam del Espíritu Santo y San Pedro y San Pablo Ayutla lograron este martes un acuerdo de Paz mediante el cual aceptaron de forma simultánea garantizar el acceso de agua para ambos poblados oaxaqueños.

Este conflicto latente desde hace 44 años, entró en etapa crítica en abril de 2017, cuando las autoridades de San Pedro y San Pablo Ayutla denunciaron que pobladores de Tamazulápam del Espíritu Santo estaban invadiendo sus territorios y solicitaron la intervención de la Secretaría General de Gobierno.

Desde entonces, el conflicto ha provocado problemas de bloqueo al suministro de agua y otros servicios públicos, así como movilizaciones sociales y protestas violentas que tuvieron como consecuencia la muerte de un poblador de San Pedro y San Pablo Ayutla por herida de arma de fuego, en junio de 2017.

Ubicadas en la zona mixe al noreste del estado, estas comunidades se asientan en una superficie compartida bajo el régimen de mancomunidad de 25 mil hectáreas aproximadamente.

De mayo del 2017 a la fecha, la Secretaría General de Gobierno ha llevado a cabo 45 reuniones y redactado 25 minutas en un esfuerzo permanente de atención al conflicto para asegurar la paz en la región.

En el último Acuerdo de Paz, firmado este 13 de mayo, por primera vez ambas comunidades aceptan de manera simultánea instalar una tubería que permitirá garantizar el 50 por ciento del agua potable proveniente del manantial Meejy Ajpy para los habitantes de cada una de estas poblaciones.

Asimismo, el Gobierno del Estado ha decidido fortalecer la seguridad pública en esta zona para asegurar el cumplimiento del acuerdo y se ponga fin definitivo a este conflicto que lacera el bienestar y desarrollo comunitario.

Quadratín Oaxaca